BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

miércoles, 21 de octubre de 2015

CRONICA DE UN COMPLOT CONTRA LA IGLESIA

CRONICA DE UN COMPLOT CONTRA LA IGLESIA
 Por Sofronio
Este artículo está en conexión con otro anterior titulado Viduy, teschuva y tikkun [además de éste véase también en el blog otro del autor de este post con el título La judaización de la Iglesia y otro magistral, de  Federico Rivanera Carlés  LA JUDAIZACIÓN DEL CRISTIANISMO, cuyo extracto puede leerse en el blog en el post Ecumenismo anticatólico y judío masónico]  el cual recomiendo leer a aquel lector interesado para comprender mejor la moderna estrategia de la Sinagoga contra la Iglesia.
A diferencia de otros textos magisteriales de la Iglesia, el documento del Concilio Vaticano II (en adelante CV2) conocido por la Declaración Nostra Aetate, del 28 de octubre de 1965, nunca cita escritos de anteriores concilios o de los papas predecesores a quien la promulgó: Pablo VI. La práctica de citar en el mismo texto o en notas marginales referencias al magisterio precedente tiene la intención de mostrar, como es bien sabido, la continuidad en la doctrina y tradición en la Iglesia. Ahora bien, en la declaración sobre los judíos no hay ninguna reseña a algún precedente positivo, ya sea de concilios, papas, Padres o escritores eclesiásticos. Había sido, pues, promulgado un texto de compromiso que presentaba por primera vez una imagen positiva y atrevida de los pérfidos judíos, en flagrante ruptura con la doctrina de la Iglesia durante casi dos mil años.
Jules Isaac, muy influyente y activo agente de la SinagogaEra un texto de compromiso luego de una terrible lucha doctrinal sin precedentes durante los años anteriores,. En esa guerra estuvieron involucrados miembros de la influyente Curia y Padres conciliares. No faltaron numerosos libelos para defender la teología de la salvación enseñada por la Iglesia durante dos milenios contra los intentos de asaltos e infiltraciones de la Sinagoga de Satanás a la Esposa de Cristo. En palabras de André Chouraqui: “de repente, la Iglesia, afectada por una amnesia más o menos total a lo largo de dos mil años.., reinstala así el privilegio de mayorazgo en el contexto de la familia del Pueblo de Dios. Por añadidura, la Iglesia rechaza categóricamente toda forma de proselitismo a su respecto, proscribiendo lo que antes se había admitido”. Aun considerando que Chouraqui debía haber puesto en lugar de “Iglesia” los “hombres de la Iglesia”, se entiende perfectamente que los judíos han comprendido que esos hombres de la Iglesia han proscrito la doctrina anterior y traicionan la misión que Cristo encarga a sus discípulos. La semilla de la cizaña había sido plantada y ha ido creciendo rauda. Pero ¿Cómo se llegó a esta novedosa doctrina? ¿Cómo se introdujo ese Caballo de Troya en nuestra fortaleza? Trataremos de responder a esta cuestión.
Nos limitaremos a exhibir sobre el tema lo relativo al Siglo XX, dando por sabido que el lector conoce que fueron los judíos infieles los que pidieron la muerte de Nuestro Señor Jesucristo y que su sangre cayera sobre sus cabezas y las de sus hijos. Igualmente suponemos conocido que siempre la Sinagoga ha estado detrás de todas la persecuciones contra la Iglesia; desde el martirio de San Esteban a la persecución de Nerón, pasando por la Reforma, la Revolución liberal de 1789, la Bolchevique, en la que la mayor parte de sus líderes eran judíos, hasta la de “capa y tiara” iniciada por los carbonarios en el siglo XIX y continuada por el modernismo, que triunfa en el CV2.
Al terminar la II Guerra mundial los judíos reanudan el desafío a la Iglesia para que revise la enseñanza de ésta 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...