BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

sábado, 1 de febrero de 2014

El submarino nuclear y Malvinas


La presencia de un submarino nuclear británico en las cercanías de Malvinas lleva al ciudadano común a realizar diferentes interpretaciones. La palabra nuclear produce un fuerte impacto, pero muchos no saben.qué es realmente un submarino nuclear. Escribe Raúl Racana







Para comprender la presencia de un submarino nuclear en el Atlántico Sur Atlántico, que patrulla la zona de las Malvinas, se hace necesaria analizar las causas y las intenciones que tiene el Reino Unido para hacerlo, lo cual implica determinar su estrategia global y definir las capacidades del submarino para encontrar una relación entre los medios que se usan y los fines que se intentan lograr.

Una observación no muy profunda permite ver que en la zona del Caribe el Reino Unido posee un conjunto de territorios tales como las islas de Anguila y Bermuda, las islas Vírgenes Británicas, la isla Caimán, la pequeña isla Montserrat que está al sureste de Puerto Rico y las Islas Turcos y Caicos que se encuentran cerca de Haití. Por el otro lado, también posee en el Océano Atlántico entre el continente africano y el continente americano las islas de: Ascensión, Santa Helena que está al sur a 1300 Km. y Tristán de Cunha que se encuentra a 2100 Km. de esta última, verdaderos puntos esenciales para un despliegue estratégico que tenga como finalidad el control y la vigilancia del Atlántico Sur. Este despliegue de los territorios de ultramar del Reino Unido acompañado por las bases instaladas en las islas; Malvinas, Orcadas, Georgia del Sur y Sandwich del Sur, constituyen una franja de varios miles de kilómetros que comienza prácticamente en el peñón de Gibraltar y termina en la Antártida Argentina. La localización de estos territorios requiere para su cobertura y protección una fuerza naval importante. El submarino nuclear por sus características, que analizaremos a continuación, permitiría realizar esta tarea con mucha eficiencia debido a su gran potencia bélica y su gran capacidad de autonomía que le permite recorrer, bajo la superficie del agua, en secreto y durante varios meses, toda la zona sin necesidad de que se pueda determinar su lugar geográfico.












También debemos destacar un hecho importante para tratar de interpretar la estrategia global del Reino Unido y es su explícita manifestación de la posesión de un territorio denominado la “Antártida Británica”, con una extensión de 1,7 millones de km² que incluye en su totalidad a la que “Antártida Argentina”. En este primer análisis vamos interpretando que las aspiraciones contradictorias entre Argentina y el Reino Unido no implican sólo a las islas Malvinas sino que también el territorio de la Antártida Argentina.

No es excluyente pensar, que la escalada de conflicto ocurrida con motivo de la Guerra de las Malvinas y según informaciones no del todo precisas, le llevó al Reino Unido a una pérdida inesperada muy importante. La fuerza naval que desplegó el Reino Unido en su ataque a las Malvinas estaba constituida por 39 barcos de guerra. De este total y como consecuencia de los combates ocurridos fueron hundidos, destruidos o averiados de consideración, 19 barcos de guerra. Esto representaba aproximadamente el 50% de la flota naval destinada al Atlántico Sur. Durante la década del 80 la fuerza naval inglesa estaba constituida por aproximadamente 80 buques de guerra, de los cuales aproximadamente 13 eran destructores, 36 eran fragatas, 11 eran submarinos a diesel, 12 submarinos nucleares y cuatro submarinos nucleares con armamento nuclear. Por supuesto lo más sofisticado de esta fuerza fue usado en la Guerra de las Malvinas. Gran parte de los submarinos a diesel como así aquellas fragatas de muchos años no fueron enviadas al sur y creemos que eran incapaces de participar en ese tipo de combate. Hoy podemos ver que después de más de 20 años y como consecuencia de los efectos de esta guerra, la marina inglesa reestructuró su fuerza con barcos modernos orientados a una estrategia basada en el uso de los submarinos como elemento central de combate. Lo que hoy no podemos saber es cuál es la visión que los ingleses tienen de la Argentina y si es coincidente con lo que nosotros creemos ellos tienen. Una primera visión, expresada como resultado del daño causado a la fuerza de tarea inglesa, es pensar que necesariamente ellos creen que están obligados a impedir cualquier tipo de construcción de una fuerza militar en el ámbito argentino, dado que ésta demostró una capacidad de combate inesperada y sorpresiva. Podemos pensar, y es sólo una suposición, que lo que ellos han intentado hacer y lo han logrado es accionar sobre las mentes de los argentinos para lograr que éstos tengan una interpretación incorrecta del mundo. Es satisfactorio para sus intereses que los argentinos piensen que sólo mediante una estrategia de persuasión, alejada de toda estrategia de disuasión que implique el uso de la fuerza, podemos ser exitosos. Esto sí ya está instalado, nuestra visión del mundo es que no necesitamos ninguna estructura de fuerza ni para este evento ni para ningún otro. Peligrosa decisión.

El diseño actual de su sistema de defensa, no sólo en relación a las islas Malvinas sino también en relación a los territorios de ultramar que están bajo el dominio de la corona británica, ha cambiado sustancialmente Hoy la fuerza naval del Reino Unido está constituida, prioritariamente por un portaviones, 13 fragatas, 6 destructores y 11 submarinos. De estos 11 submarinos cuatro son nucleares dotados con armamento nuclear, mientras que los otros siete tienen propulsión nuclear pero con armamentos convencionales. Los cuatro submarinos nucleares, que transportan armamento nuclear, son del tipo HMS Vanguard (S28) (Her Majesty Ship Vanguard (S28)), que tiene capacidad para 135 tripulantes, mide 150 metros de eslora y lleva a bordo misiles balísticos Trident II D5, con una capacidad de 16 Unidades capaces de transportar 128 ojivas nucleares, con una potencia global de todos los submarinos del orden de 250,000 kilotones. Para comprender la dimensión de la potencia de esta carga nuclear puede servirnos recordar que la potencia de la bomba de Hiroshima oscilaba los 15 kilotones, por ende la potencia que transporta un submarino nuclear inglés es de aproximadamente 4.000 veces superior. Los siete submarinos que poseen armamento convencional son del tipo Trafalgar que, de acuerdo al diario británico el Daily Mail, Gran Bretaña ha desplegado estos submarinos en el Atlántico sur.

Si las intenciones existentes sustentadas por el despliegue de los territorios marítimos de ultramar del Reino Unido son consistentes el uso del submarino nuclear aparece como una herramienta fundamental para la defensa, protección y dominio del Océano Atlántico. Para comprender la utilidad estratégica de este sistema de armas, es importante detenernos a hacer un análisis comparativo con otros países, tener en cuenta su historia y a partir de allí poder interpretar la utilización de estos medios para lograr los fines, teniendo en cuenta que los fines no se ven y los medios si.






La tecnología nuclear naval está entre las tecnologías militares más sensibles y más valiosas de los Estados Unidos y representa el 40 % de la capacidad de combate de su flota naval. La mitad de los submarinos y portaviones de la marina de guerra son de propulsión nuclear. La marina de los Estados Unidos posee 18 submarinos tipo Ohio, de los cuales 14 poseen armamento nuclear, cada uno con 24 misiles tipo Trident con una potencia total de 3. 8 Mt por cada misil. Los otros cuatro submarinos están dotados con armamento convencional, cada uno con 154 misiles, tipo Tomahawk. Los 14 submarinos nucleares tipo Ohio, llevan alrededor del 50% del total del inventario de las cabezas nucleares estratégicas norteamericanas, en su totalidad con una potencia explosiva equivalente a 85000 veces la bomba de Hiroshima. Podemos comprender la dimensión de este sistema de armas con una lectura del pensamiento norteamericano; “…la proliferación de esta tecnología y el desarrollo resultante de submarinos de propulsión nuclear y de barcos superficiales en otros países, podría dar lugar a una desestabilización de las condiciones geopolíticas, al deteriorar la estabilidad del mundo y por ello afectar los intereses de los Estados Unidos”. Con la introducción en la flota, de este sistema de armas, la guerra naval ya no será nunca igual. Mientras que los reactores nucleares comerciales están funcionando en muchos países, la capacidad de aplicar la propulsión nuclear a una nave es una tarea difícil que muy pocos países han podido lograr. La proliferación de esta tecnología podría tener serias consecuencias adversas a los intereses de los Estados Unidos.

El primer submarino nuclear, llamado el Nautilus, fue construido por los Estados Unidos en 1955. Desde un comienzo las características de esta arma militar se le dio una dimensión estratégica, porque podía permanecer debajo del agua durante seis meses y además podría estar dotado con misiles con cabezas nucleares de largo alcance, definidos como “SSBN” (Submarinos con misiles balísticos nucleares). Pocos países en el mundo poseen submarinos nucleares, y los que lo poseen son, prioritariamente y por su alto despliegue, Francia, China, Rusia, Estados Unidos y el Reino Unido, países que están sentados en la mesa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en forma permanente, con derecho al veto y que están autorizados a poseer y fabricar armas de destrucción masiva. También está Israel que posee un submarino nuclear y algunos otros países que han manifestado su deseo de construirlo, como Brasil, o la India que ya está construyendo uno.

El libro blanco sobre la defensa de Francia, publicado el 13 junio 2008, hace hincapié a la posibilidad de “sorpresas estratégicas”, esto de alguna forma está anticipando un mundo muy imprevisible en donde el conocimiento y la anticipación son las variables centrales que deben lograrse con una mayor inversión en los servicios de inteligencia. En su estructura de defensa Francia prevé mantener seis submarinos nucleares de ataque, así como 18 fragatas de primer orden.

Por el otro lado la posición del gobierno inglés se acerca a este pensamiento de sorpresa estratégica al manifestarse, bajo el título de “Seguridad inglesa ante la edad de la incertidumbre”, el primer ministro inglés hizo una presentación al parlamento en el cual vuelca el contenido y esencia del carácter futuro de los conflictos.

“La globalización aumenta la probabilidad de conflictos que involucra a actores no estatales. Tácticas asimétricas tales como económicas y cibernéticas, en vez de una confrontación militar directa jugarán un papel cada vez mayor. El crecimiento de la tecnología de las comunicaciones aumentará la capacidad de nuestros enemigos para influir, no sólo en el campo de batalla, sino también en nuestra sociedad directamente. Vamos a necesitar personal altamente capacitado y motivado, con conocimientos especializados, que incluya la comprensión intercultural, las comunicaciones estratégicas para influir y persuadir; y que posean la agilidad, la formación y la educación para actuar con eficacia en un entorno cada vez más complejo”.

Este pensamiento implica que el Reino Unido va a comenzar a utilizar fuertemente a la inteligencia estratégica militar para accionar sobre la mente de los que ellos han definido sus enemigos y lograr que tengan una visión afín a sus propios intereses, sin descuidar la necesidad de bloquear las acciones económicas o comunicacionales que intenten accionar sobre su propio pueblo con el objeto de que estos generen conductas u actitudes contrarias a sus propios fines.

Francia y China con una flota de cuatro submarinos nucleares con armamento nuclear, al igual que Rusia con una flota equivalente a la de los Estados Unidos, también han visualizado la necesidad de poseer esta herramienta sustancial para accionar en conflictos sorpresivos, indefinidos y de alta incertidumbre.






Otro punto a analizar es el rol que pueden tener los países latinoamericanos frente a este conflicto. Evidentemente Brasil es uno de los países centrales, que ha resuelto abordar la problemática internacional haciendo privilegiar la “Estrategia de la Persuasión” y que para ello está dispuesto a usar la diplomacia y la política, y ante situaciones extremas ha preparado y ha desarrollado su “Estrategia de Disuasión”, esta última basada esencialmente en su naturaleza militar.

El plan estratégico nacional de Brasil lanzado por el presidente de la nación, Lula da Silva y el ministro de defensa de Brasil Nelson Jobim, bajo el lema: “Paz y Seguridad para Brasil” considera al sector nuclear como estratégico para la defensa nacional y aclara “que el país no se va a adherir a mayores restricciones derivadas del tratado de no proliferación, sin que las potencias con armas nucleares den señales claras de avance hacia su propio desarme”. Lo interesante del plan estratégico para la defensa de Brasil es que el mismo se sustenta en tres sectores centrales: El Espacial, El Cibernético y El Nuclear. La estrategia nacional de defensa para Brasil es inseparable de la estrategia nacional de desarrollo”. Una estrategia nacional de desarrollo no existe sin estrategia nacional de defensa. Comprender esto para un país que ha sido pacífico por su propia naturaleza no ha sido una tarea fácil.

El resto de América del Sur, con excepción de la Argentina, ha decidido a hacer uso, cuando lo estimen necesario, de su “Capacidad de Disuasión” como herramienta para la resolución de los conflictos, en especial Chile, Colombia, Venezuela y por supuesto Cuba. En síntesis podemos decir que el único país de América del Sur que ha renunciado a hacer uso de la “Capacidad de Disuasión” es la Argentina.

La situación actual del mundo tiene ribetes de difícil comprensión, por un lado los gastos militares alcanzan los US$1,464 billones, lo que lleva a que en sólo en una década estos aumentaron en un 50%, y por el otro lado tenemos instalado en nuestra percepción del mundo una concepción de paz y de desarme. La pregunta que nos queda por hacer ante esta militarización del planeta es: ¿Para qué guerra se están preparando los países y en especial las potencias? Todas van por la disuasión ante una potencial agresión no definida y ¿Quién va por la agresión?

El presupuesto militar de los Estados Unidos de acuerdo al año fiscal 2010 alcanzó los 730,000 millones de dólares, por el otro lado América del Sur registró en el último lustro un aumento del 150% más de armamentos que durante el periodo 2000 – 2004. Según el SIPRI (Instituto internacional de estudios para la paz de Estocolmo) el gasto de defensa de los países de América del Sur alcanzó en el 2008 los 50,000 millones de dólares frente a los 39,000 millones de dólares del 2007. Chile es el primer importador de material bélico de América Latina de acuerdo al informe realizado por el Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), seguido por Venezuela. El gasto militar en Sudamérica creció un 50% en el período 1099 2008 y casi el doble con respecto a la década anterior. De acuerdo a los datos extraídos del Sipri para el año fiscal 2008, Brasil ha gastado una suma que ronda los 30,000 millones de dólares que representa más del 50% del gasto de la región, Colombia con casi rondando los 7000 millones de dólares esta segunda, en tercer lugar Chile con 5,500 millones de dólares y cuarto Venezuela con 3,300 millones de dólares. Argentina no figura.







La disuasión para la NATO, sustentada en una mezcla de capacidades nucleares y convencionales permanece como el núcleo central de su estrategia global, a pesar de que el uso del arma nuclear podría verse como algo remoto, permanecerá así con esta estrategia mientras las armas nucleares existen. El Cyber attacks se presenta cada vez más frecuente y mejor organizado con capacidad de producir daños a los sistemas económicos y políticos produciendo una amenaza al sistema social.

Con este pensamiento se caen las hipótesis de conflicto dando lugar a la presencia de muchos conflictos definidos y que pueden aparecer en cualquier momento por lo que es fundamental diseñar un sistema de defensa no asociado a una hipótesis si no asociado a un conjunto de diversas y múltiples hipótesis, con una idea central: “El sistema de defensa debe ser tal que cualquier agresión a la cual es sometido un país, las pérdidas del agresor deben ser superiores a los beneficios obtenidos”. A esta estrategia se la define como una estrategia sin hipótesis de conflicto. Uno de los casos más paradigmáticos asociados con este concepto es el sistema de defensa cubano. No piensa destruir al enemigo pero sí, está convencido que si es atacado el deterioro va ser superior al beneficio del atacante.

A treinta años de haber ocurrido este acontecimiento diferentes interpretaciones de los hechos aparecen en todos los medios de difusión e inclusive se pueden ver diferentes enfoques en todo tipo de reuniones que tienen lugar en la Argentina. Estos análisis en algunos casos presentan enfoques muy interesantes, pero en otros parecen ignorar hasta los hechos que ocurrieron. Uno de los temas más fervientes sostenidos es que, la causa central de la derrota se debió al apoyo de los Estados Unidos y que desconocerlo es no conocer como se mueven las relaciones internacionales. Para los defensores de esta posición, Estados Unidos e Inglaterra siempre fueron aliados. Esto demuestra que los acontecimientos se analizan más sobre la base de los sentimientos con contenidos ideológicos, que sobre el conocimiento profundo de los hechos. No siempre Estados Unidos apoyó al Reino Unido en todas sus acciones y un caso profundamente paradigmático por su similitud con las guerra de las Malvinas fue la llamada Guerra del Sinaí ocurrida en los meses de octubre y noviembre de 1956. Esta guerra tuvo lugar entre las fuerzas de la alianza organizadas por Gran Bretaña, Francia e Israel por un lado y las fuerzas de Egipto por el otro. La causa de este conflicto fue originada como una consecuencia de la nacionalización del canal de Suez realizada por el Presidente de Egipto Nasser. El canal era legalmente propiedad de una sociedad internacional con participación mayoritaria de Francia e Inglaterra, que había empezado a funcionar en 1869.

Ante este hecho la alianza resolvió tomar la zona del canal de Suez y para ello organizó una fuerza de tarea constituida por 80,000 hombres y una flota de 100 barcos entre los que había siete portaviones. Ante esta actitud a Nasser sólo le quedó hundir 40 barcos en la zona comercial del canal con lo cual transformó a la zona en intransitable. Ante la actitud asumida por el Reino Unido y Francia, Eisenhower envía al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas un pedido de retiro de las fuerzas invasoras del área del canal de Suez, acompañada por una intención de bloqueo económico. Esta posición es acompañada por la Unión Soviética que amenazó con utilizar armas de destrucción masiva contra París y Londres. Esto obliga a la alianza organizada por Israel, Francia y Gran Bretaña a retirar sus fuerzas de la zona, hecho que constituye un gran fracaso político-militar tanto para Inglaterra como para Francia, que a partir de ese momento dejan de ser las grandes potencias que regulaban el accionar geopolítico mundial.

La reacción de Eisenhower demuestra consistentemente que Estados Unidos e Inglaterra no siempre operaron en conjunto en todos los momentos de crisis. Cada uno lo hizo defendiendo sus propios intereses que no siempre fueron los mismos. El caso del canal de Suez es un ejemplo contundente y muy similar al caso de las Malvinas. Es un territorio ocupado por el Reino Unido que es recuperado por una acción nacionalista de otro pueblo. Argentina y Egipto viven situaciones similares en cuanto a zonas ocupadas que son recuperadas, pero la reacción de los Estados Unidos no fue evidentemente el mismo. El juego de los intereses de ambos conflictos debe haber sido totalmente diferente como para que las grandes potencias no se hayan presentado para dirimir el conflicto. La diferencia entre el caso del canal de Suez y el caso de las Malvinas puede residir, probablemente, en que para Estados Unidos, mantener una alianza con Egipto es y sería interesante, mientras que mantener una alianza con la Argentina podría ser de poco valor e inclusive irrelevante.





El conflicto entre Argentina y el Reino Unido presenta un choque de voluntades por intereses contrapuestos, sabiendo que el interés es el valor que damos a los objetos, es importante determinar que valor le dan los contrincantes al interés por las Malvinas. Para la Argentina tiene más un contenido romántico, para el Reino Unido pareciere contener un contenido de control sobre el Atlántico Sur. Como esto es subjetivo hay que observar el desarrollo de los acontecimientos para entender las intencionalidades reales de los pueblos, lo que sí sabemos que uno de los pilares de la estrategia inglesa y del mundo moderno, se basa fundamentalmente en el redimensionamiento de la Inteligencia Estratégica. Respetando la famosa frase de Clausewitz que sostiene “Que las acciones bélicas no van dirigidas contra la materia sino contra la fuerza espiritual que da vida a la materia”, es probable que el Rino Unido intentará accionar sobre la mente de su adversario para cambiarle la visión del mundo y adaptarla a sus intereses, y lograr establecer una firma convicción de que el mundo se mueve hacia la Paz y hacia el desarme, de modo de aniquilar las fuerzas no deseadas sin el más mínimo esfuerzo. Pareciera como que el lema “Si vis pacem para bellum”, si quieres la paz prepárate para la guerra, es casi una verdad revelada para las grandes potencias del mundo actual y que de alguna manera se transforma en casi incomprensible para países como el nuestro que están tan alejado de las estructuras de poder y de dominio del mundo. El problema es saber quién tiene razón y quién va a pagar el precio por haberse equivocado.

El Dr. Raúl Racana fue presidente del Directorio de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) entre 2004 y 2009.

Fuente: http://www.defonline.com.ar/?p=7600
[Cito la fuenta aca, ya que cuando la pongo en la edicion me dice que 'La URL no puede ser comprobada']
http://www.taringa.net/posts/info/14744707/El-submarino-nuclear-y-Malvinas.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...