BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

lunes, 3 de septiembre de 2012

Grave amenaza del Rio Bravo a la Patagonia

Grave amenaza del Bravo a la Patagonia
Por Ángel Guerra Cabrera

El golpe de Estado contra el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, exige de una revisión de su estrategia y táctica por los gobiernos progresistas y las fuerzas populares latinoamericanas.

                                           

Cabe recordar que Estados Unidos dispone de una gran pista de aterrizaje en Mariscal Estigarribia, sobre el Chaco paraguayo, lista para recibir aviones de transporte Galaxy y bombarderos B-52. Construida con el acuerdo de los mismos partidos oligárquicos que dieron el golpe parlamentario a Lugo, éstos también han aprobado anteriormente el ingreso de tropas estadunidenses al país y señales recientes apuntan a convertir esa presencia en permanente.

El aeropuerto se ubica sobre el acuífero Guaraní –tercera reserva de agua potable del mundo–, a tiro de cañón de los campos gasíferos de Bolivia, contra cuyo gobierno también apunta. Junto a las bases ya establecidas en Chile, Perú, Ecuador, Colombia y Antillas Holandesas conforma un dispositivo de cerco militar de la Amazonia, con su gran riqueza en biodiversidad, y de Brasil en su conjunto, a la vez que facilita el rápido traslado de un gran cuerpo expedicionario para actuar en América del Sur.

El golpe, por consiguiente, busca establecer una amenazadora cabeza de playa del imperialismo estadunidense en una zona de enorme importancia geoestratégica, corazón de Mercosur y de Unasur. El monroísmo militar desborda así el Caribe y América Central para desplegarse de norte a sur en América Latina. Después del traspaso a Panamá en 1999 de las instalaciones del canal, donde se asentaba el Comando Sur (CS) de Estados Unidos, han proliferado maniobras conjuntas de sus fuerzas con ejércitos latinoamericanos y acuerdos de seguridad o pequeñas bases militares, que ahora abarcan desde México, pasando por El Salvador, Honduras, de nuevo Panamá y hasta Paraguay.

Los jefes del CS han venido planteando ante comisiones del Congreso en Washington que los peores enemigos de Estados Unidos son el narcoterrorismo, la inestabilidad política y el surgimiento de movimientos radicales populistas en América Latina.

Esa criptografía describe a los gobiernos de Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, Cristina Fernández y Dilma Rouseff, y a los movimientos populares, entre ellos el encabezado por Andrés Manuel López Obrador. De modo que Estados Unidos considera enemigos a los gobiernos y movimientos que no satisfagan sus intereses ni se plieguen a sus deseos, por más apoyo popular que disfruten. Pero entre más tibia –que no prudente– la postura de un líder ante Washington, menos apoyo popular recibirá y mayor será el riesgo de ser destituido o frenado.

La cuestión es muy clara. Como ha apuntado el politólogo cubano Roberto Regalado (rebelion.org/noticia.php?id =152139), después de la caída del muro de Berlín Washington se equivocó al considerar que el modelo de democracias neoliberales podía funcionarle indefinidamente mediante la alternancia entre candidatos de los partidos que defienden esa ideología. Probablemente llegó a esa conclusión al considerar que el espíritu de rebeldía de las masas había quedado cercenado tras el asesinato de decenas de miles de revolucionarios y luchadores sociales por el pinochetismo, la Operación Cóndor y la guerra sucia, en esa orgía de sangre armada por la CIA que abarcó de la Patagonia a México entre los años sesentas y ochentas del siglo XX. No se percató de que precisamente las políticas neoliberales, cuya aplicación a rajatabla promovió en América Latina y el Caribe, terminarían por revertir en una ola de luchas y protestas sociales. Y que la cresta de esa ola colocaría al mando, o en el umbral, de un grupo apreciable de gobiernos de la región a importantes fuerzas y líderes populares.

Entonces esperaba la inminente rendición de Cuba, estrechamente vinculada como estaba su economía a la derrumbada URSS. Grave error de apreciación, pues aquella llama de rebeldía mantenida en las circunstancias más adversas de hostilidad y cerco yanqui, fue una gran fuente de inspiración de las mencionadas luchas. Y traigo también Cuba a colación porque más de medio siglo de victoriosa resistencia a la hostilidad política, militar, las acciones terroristas y la guerra económica del imperialismo yanqui sólo han sido posibles en virtud de dos factores fundamentales: uno, la unidad monolítica y sin fisuras de su pueblo y sus organizaciones ante Washington; y dos, no haberle hecho una sola concesión de principios.
Twitter: aguerraguerra
La Jornada
http://islammdp.blogspot.com.ar/2012/07/grave-amenaza-del-bravo-la-patagonia.html

Geopolítica de las Bases Extranjeras en Suramerica
No dejen de observar el siguiente mapa:



Esta es la realidad geoestratégica que Brasil tiene en el continente, como podemos observar fundamentalmente tiene un cerco marítimo anglo-norteamericano y una realidad de bases militares extranjeras en su entorno, por ello decidió como potencia emergente destinar un fuerte desarrollo de en materia de Defensa tanto en nuevas doctrinas, despliegue, desarrollo y potenciación de sus Fuerzas Armadas. Pues en un mundo en rediseño quien no tenga capacidad de despliegue y defensa carecerá de la posibilidad de acrecentar tanto su presencia internacional como el de controlar su frente interno.

Argentina tiene que tomar debida nota de esta realidad que geoestratégica que también nos agobia y desarrollar una política de Defensa acorde con sus intereses nacionales.

Lic. Carlos Pereyra Mele
Entradas relacionadas:
¿Chile quiere ser un agente en la militarización del continente?
Djibouti, la revolución africana olvidada
¿EE.UU quiere una base militar en Argentina?
Los planes militares de Estados Unidos en Latinoamérica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...