BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

sábado, 9 de junio de 2012

El águila está de regreso (...y vino con un portaviones)



por José Luis Muñoz Azpiri (h)
La Cuarta Flota en marcha"Hay que revolcar a la Argentina en el barro de la humillación, hay que desalojarla de la tierra antártica que le corresponde a Gran Bretaña con extensión de sus derechos y dependencias sobre las Falklands y sus dependencias Georgia y Sándwich"
Winston Churchill (nieto)
"El mundo debe entender de una vez que la Amazonia
tiene dueño, que es el pueblo brasileño"

Luis Ignacio Lula da Silva
"Alerta brasileños: allí donde hay petróleo va la bestia. Estados Unidos
tiene desesperación por el petróleo...
es como Drácula"

Hugo Chávez Frías

La empresa petrolera británica Rockhopper Exploration anunció que en ocho semanas iniciará perforaciones para extraer crudo de las islas Malvinas(1). Se adelanta así a la explotación de crudo en el archipiélago, que hace unos meses el diario inglés Daily Telegraph publicó que se realizaría sólo dentro de varios años. Es evidente que el aumento del precio del barril explica la urgencia (un dato: si sumamos el mar adyacente a la península antártica pretendida por Gran Bretaña, la superficie marítima en disputa alcanzaría la extensión de 5 millones de kilómetros cuadrados). Brasil, Estados Unidos, Canadá, Rusia, Australia, Gran Bretaña son los países que poseen las más grandes plataformas marítimas, que ya son el escenario de futuros conflictos.
Lamentablemente, para el plazo de presentación de mayo de 2009 en la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del Mar, nuestro país va a la cola. A la luz de los megadescubrimientos petroleros de Brasil y Gran Bretaña, advertimos que la controversia por los espacios marítimos con quienes ejercen ilegítima soberanía en el archipiélago malvinero, es la de mayor magnitud en el mundo por el tamaño y potencial cualitativo y cuantitativo de sus recursos.
Una vez que el organismo de las Naciones Unidas lo autorice, la Argentina pasará de sus actuales 2.780.092 kilómetros cuadrados de superficie total - entre continente y mar - a aproximadamente 4.200.000 kilómetros cuadrados porque unos 1.400.000 corresponderán a la nueva área marítima. Eso significaría que nuestro país pasará a tener casi más soberanía en el agua que en la tierra. Se presume que en el fondo marítimo argentino se encuentran importantes cantidades de nódulos de manganeso, gas congelado y petróleo.
A su vez, el área circundante a las islas Malvinas quedará preservada por las Naciones Unidas, ya que si bien el Reino Unido ha efectuado su relevamiento, la Convención del Mar sólo recibe y archiva los trabajos de zonas en conflicto hasta que se resuelvan por vías diplomáticas las controversias por reclamos de soberanía. El mismo acuerdo internacional, que se conoce como ley del mar, definió que las soberanías marítimas tendrán un máximo de 350 millas y que no delimitarán con otras naciones, sino con un área común que eventualmente sería de explotación global y manejada por las Naciones Unidas.
Lo verdaderamente sorprendente es que la recolección de datos sísmicos en el margen marítimo continental, que sirvió como primer sondeo para delimitar la extensión de la plataforma continental, comenzó en 2001, cuando el país se convulsionaba en uno de los más formidables quilombos que recuerde su historia. Y esta muestra de sensatez adquiere particular importancia si nos atenemos a los informes internacionales sobre las actividades de las potencias septentrionales en el Atlántico Sur.
No ha pasado mucho tiempo desde que Rusia clavó su bandera tricolor en el Polo Sur (a pocos meses de hacer lo mismo en el Polo Norte) en una clara muestra de sus renovadas ambiciones en la Antártida, territorio rico en recursos energéticos pero en el que sólo está permitido desarrollar investigaciones científicas.
Mapa antártico "La bandera fue colocada en el lecho marino del Polo Sur geomagnético, en las coordenadas 64 grados 28 minutos de latitud sur y 137 grados 37 minutos longitud este", señaló el vocero del Instituto de Investigación Científica del Ártico y la Antártica, Sergei Baliasnikov.
Esta "simbólica" operación fue realizada en el fondo del mar de Durvil por el buque científico "Académico Karpinski", integrante de la expedición antártica rusa Nº 53, que atracó en el continente blanco a fines de enero. El jefe de la expedición antártica rusa, Valeri Lukin, ha estimado en unos 51.000 millones las toneladas de hidrocarburos que acoge la plataforma continental antártica. Lukin sostiene que "la dinámica de los precios mundiales de las materias primas puede influir en la decisión de la comunidad internacional" sobre la explotación de los recursos energéticos de la Antártida.
Todas las actividades en el sexto continente están reglamentadas por el Tratado sobre la Antártida, firmado el 1° de diciembre de 1959 por 44 países y en vigor desde 1961. Este acuerdo estableció el marco jurídico sobre la utilización y la soberanía del continente blanco, aunque posteriormente nuestro país, junto con Chile, Australia, Francia, Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Noruega ha expresado pretensión territorial.
Lukin recordó que a partir de 1998 entró en vigor el Protocolo de Madrid de 1991, que fijó la Antártida como una zona desmilitarizada en la que sólo se pueden desarrollas investigaciones científicas. Este documento, que todavía no ha sido ratificado por todos los países firmantes, establece en el artículo 7 una moratoria de 50 años a todo tipo de explotación de los recursos naturales por debajo de los 60 grados de latitud sur. Pero eso no ha evitado que la mayoría de los países con bases en la Antártida, incluida Rusia, desarrollen programas de investigación geológica que incluyen la búsqueda de hidrocarburos y recursos minerales en el subsuelo antártico.
Rusia se ha manifestado terminantemente en contra de un reparto de la superficie de la Antártida basado en reclamos territoriales unilaterales como los planteados recientemente por Gran Bretaña, que fueron secundados por Chile y la Argentina.
El otro objetivo de la expedición, además de estimar las reservas energéticas de la zona, es reabrir dos estaciones antárticas clausuradas por falta de fondos en los años 80: Russkaya y Leningradskaya. Ahora recursos no les faltan, flotan sobre gigantescos depósitos de gas y petróleo que venden a la Comunidad europea y van por más.
Un grupo de expertos rusos ya ha habilitado una pista de aterrizaje en la base Russkaya, que se encuentra en la Antártida occidental en la región de Mary Byrd. En la estación Progress, los especialistas están construyendo un moderno complejo invernal, en el que los científicos rusos podrán residir los doce meses del año. Por su parte, el buque laboratorio "Académico Fiodorov" realizó trabajos geofísicos en el fondo del mar frente a la costa pacífica del continente. Con un presupuesto de casi un millón de dólares, la expedición debe instalar varias estaciones automáticas meteorológicas y geodésicas que "funcionarán de manera autónoma", según el Instituto Meteorológico de Rusia (IMR).
Además, se construirá un nuevo puesto de avanzada, se remozarán las bases Progress y Novolazarevskaya y se efectuarán estudios climatológicos, hidrográficos, biológicos, sismológicos y de prospección geológica en el sector antártico bañado por el Pacífico. Otra de las prioridades es continuar la perforación de la gruesa capa de hielos perpetuos que cubre el lago Vostok (Oriente) de la que ya se han perforado más de 3600 metros. Con 200 kilómetros de largo, 50 de ancho y 500 metros de profundidad, el Vostok es una masa de agua dulce en estado líquido, descubierta en 1957 por científicos soviéticos e incluida en la lista de los hallazgos geográficos más importantes del siglo XX.
El agua del lago Vostok, que se encuentra en el epicentro del sexto continente, es considerada la más pura y antigua del mundo. Las muestras de hielo cercanas a la superficie del lago tienen una antigüedad de 420.000 años, por lo que se supone que el embalse natural ha permanecido sellado bajo la placa de hielo entre 500.000 y más de un millón de años. La pureza virginal de este recurso, sumada a la futura escasez de agua potable y al retroceso de los glaciares en todo el planeta, determinan que la futura explotación del lago Vostok constituya un objetivo estratégico a disputar entre varias naciones.
Esta hipótesis de conflicto ya tiene un antecedente en la puja por las riquezas del Ártico, que se calcula alberga una cuarta parte de las reservas mundiales de petróleo y gas y que aún no está bajo soberanía de ningún Estado. A fines de mayo del presente año, finalizó en la ciudad de Ilulissat, al oeste de Groenlandia (territorio de ultramar danés) un encuentro entre los representantes de los países que limitan con el Ártico: Estados Unidos, Rusia, Canadá, Noruega y Dinamarca, con el objeto de disminuir las tensiones entre los cinco países, ansiosos por extender su soberanía en base a la mencionada Convención sobre el Derecho del Mar. Pero queda un territorio de 1,2 millones de kilómetros cuadrados muy codiciado, porque, según el instituto norteamericano Geological Survey, su subsuelo esconde el porcentaje de hidrocarburos anteriormente mencionado.
Además, la convención -ratificada por Dinamarca, Rusia, Noruega y Canadá, pero no por Estados Unidos- estipula que cada Estado puede presentar reivindicaciones hasta 10 años después de haberla ratificado si presenta pruebas científicas de que su plataforma continental se extiende más allá de las 200 millas náuticas (370 kilómetros). Fue por eso que, para probar que sus demandas estaban fundamentadas y así poder reivindicar el mayor territorio posible, varios países, al igual que en la Antártida, organizaron expediciones cartográficas al Ártico. El momento más tenso se produjo el año pasado, cuando un equipo ruso colocó una bandera a 4.000 metros de profundidad, en una expedición que dejó en evidencia las pretensiones territoriales de Moscú en el Ártico.
Desfile militar en MoscúEs que Rusia tiene la desgracia de no poseer en sus universidades a un profesor como Luis Alberto Romero, quién desde hace décadas y en cuanto medio esté a su alcance, sea la cátedra o la prensa gráfica, predica contra la miseria del "nacionalismo de base territorial" (¡?), síndrome paranoico que constituye la madre de todas nuestras desgracias. Es claro, tanto Putin o Sarkozy no han escuchado a este profeta que sentencia severamente (plagiando a Echeverría "la patria no se vincula con la tierra natal") que "la patria no está en peligro por la cesión de unas hectáreas de hielo" o que "las grandes usinas de identidades nacionales esenciales están hoy en retirada" (2) Lo patético, y esto habla a las claras del estado de nuestra "cultura", es que ha esta altura de la "soirée" sobrevivan voceros de una ideología estructurada sobre la desvalorización del territorio-nación.
En este marco de despliegue planetario Francia, por ejemplo, dispone de cien aviones con capacidad de alcanzar un teatro de operaciones distante a 7.000 u 8.000 kilómetros, así como cuatro submarinos nucleares lanzamisiles y ha duplicado el presupuesto destinado a los programas militares espaciales (3), mientras el Pentágono contará a partir del 1° de octubre con un nuevo mando militar que se añadirá a los cinco ya existentes para monitorear el continente africano. Es así que adquiere inteligibilidad el despliegue de la Cuarta Flota estadounidense en aguas del Caribe, América Central y América del Sur.
Tal como plantearnos en otra oportunidad ("El pantano iraquí", publicado en Argentina en la revista El Escarmiento N°1 e "II pantano iracheno" publicado en Italia en la revista Diorama N° 272) los atentados del 1° de septiembre de 2001 representaron un giro copernicano en la política exterior y de defensa de la potencia hegemónica. El paradigma de la grand strategy de la guerra fría, tendiente a contener la expansión de la Unión Soviética mediante una red de alianzas que conformara un escudo occidental y donde el cono sur cumplía tareas de gendarme mediante la "Doctrina de Seguridad Nacional", fue reemplazado por una nueva estrategia: la doctrina de la "guerra preventiva". En la misma, prevalece la prioridad de las "nuevas amenazas" entendidas como el terrorismo global, el narcotráfico, el crimen organizado trasnacional, el lavado de dinero y la disputa por el control de los recursos no renovables, que operan en espacios vacíos donde la presencia del Estado es casi inexistente.
Dado este nuevo esquema estratégico, la división entre la seguridad interna y la defensa externa carece de sentido (no hace mucho se hablaba en nuestro país de la necesidad de "sacar el ejército a la calle" para combatir la inseguridad doméstica) y se insiste en parcializar o reducir los ejércitos nacionales en tareas de cooperación internacional como el caso de Haití o para acompañar simbólica o cosméticamente la "coalition of the willing"que atacó Irak y se instaló en Medio Oriente con el objeto de asegurarse el suministro de lo que el venezolano Juan Pablo Pérez Alfonso denominó "el excremento del diablo": el petróleo.
La licuación de competencias entre tareas policiales y operaciones militares se manifiesta en el ingreso del ejército brasileño en las favelas o en el llamado "Plan México" de 2008 (no muy diferente al "Plan Colombia" instrumentado por Estados Unidos para combatir el narcotráfico) y es en este contexto, de grave peligrosidad para la estabilidad institucional de las democracias latinoamericanas, que los sucesos recientes protagonizados por las Fuerzas Armadas colombianas adquieren particular significación. En efecto, la operación militar colombiana contra las FARC en territorio ecuatoriano, demuestra que el despliegue de operaciones preventivas para combatir el terrorismo u otro actor visualizado como amenaza, puede vulnerar el derecho internacional y la soberanía de terceros que la guerra al terrorismo, como antaño fue contra "el comunismo" mediante el "Plan Cóndor", debe, inevitablemente, latinoamericanizarse.
"En este contexto, la visión del Comando Sur estadounidense sobre América Latina amerita una evaluación pormenorizada. Dividiendo los planos de interlocución entre Estados Unidos y la región en tres, asoma el siguiente panorama: a) los negocios fluyen a través de los tratados comerciales multi o bilaterales (NAFTA, CAFTA, Chile, Perú, Colombia y Panamá); la dimensión militar emana del Pentágono, la articula el US Southern Command (Comando Sur, USSC) y ocupa un lugar cada vez más central en la estrategia regional de Washington y c) el intercambio político se ha debilitado, se concentra en "casos-problema" (Venezuela, Colombia, etc.) y carece de una agenda positiva.
El análisis del informe 2007 del US Southern Command, revela el plan más ambicioso que haya concebido en años una agenda oficial estadounidense respecto de la región. Brillan allí por su ausencia tanto los instrumentos - el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y la Junta Interamericana de Defensa (JID) - como los organismos multilaterales (la OEA y la ONU). Pero también las instancias políticas internas (los Departamentos de Estado, Justicia y Tesoro) de interacción con el hemisferio se han evaporado del documento. El Comando Sur anuncia su papel y proyección en el área para los siguientes diez años como lo haría un procónsul continental". (4)
En consecuencia, este re-despliegue de la IV Flota (que operó entre 1943 y 1950) adquiere particular significación si nos atenemos al hecho de que comparativamente, el subcontinente conforma una de las regiones más estables del planeta. No existen conflictos bélicos de envergadura, como el África, Medio Oriente y ciertas regiones de Asia, ni capacidad ofensiva atómica, a la cual se ha renunciado (como el caso de la Argentina y Brasil) por voluntad propia. Tan solo se intenta "alentar la prosperidad" mediante programas de entrenamiento en el campo de la "seguridad interna" (con el compromiso de la nación anfitriona de garantizar la no extradición de ningún integrante del contingente visitante o establecido) y a tal fin ya se han establecido bases militares como Manta, en Ecuador; Reina Beatrix en Aruba; Hato Rey en Curaçao, Comalapa en El Salvador o la pista de aterrizaje en Mariscal Estigarribia en Paraguay.
Ahora bien, ¿nos sorprendería que tras este despliegue de filantropía que nadie solicitó sorpresivamente se descubra un nuevo Ben Laden, pero esta vez en la triple frontera? Este enclave geográfico cautiva la imaginación de los escribas de libelos de pulpa amarilla y también la de los integrantes de las redacciones de la prensa gorda.
Con una sospechosa candidez el editorial del diario "La Nación" del 2/5/08 celebra la visita de la flota imperial, como antaño lo hicieron otros personajes emparentados a la familia-propietaria ante el advenimiento de los navíos de Beresford o la flota anglo-francesa que azoló las riberas de Obligado. Antes venían a protegernos de la "barbarie", ahora, de otras formas de la misma, llámese falopa, guerrilla, trata de blancas o lo que les venga en gana. No resistimos la tentación de transcribir algunos de sus párrafos, porque semejan un calco de los que se redactaban en el sitio de Montevideo.
"Si bien el Caribe, América Central y América del Sur no entrañan los riesgos de Irak ni de Medio Oriente, el anuncio del restablecimiento de la IV Flota podría implicar, en realidad, la visión prospectiva de una región que, más allá de haber sido inofensiva para las otras y dañina para sí misma en las últimas décadas, estaría expuesta a emular a las otras que, en su momento, tampoco parecían peligrosas. Sobre todo, sino repele como corresponde determinadas actividades ilegales que encuentran en la corrupción de no pocos estratos de la sociedad su pista aceitada. (...) Si se suman las insistentes voces que se refieren a terrorismo, tráfico de drogas y de armas y contrabando en la Triple Frontera, a pesar del control del que se jactan los gobiernos de la Argentina, Brasil y el Paraguay, el restablecimiento de la cuarta flota cobra un sentido mucho más amplio que sus premisas iniciales, más asociadas con planes cooperativos que disuasivos. Si uno no tiene nada que ocultar, tampoco debe temer que, dentro del respeto a la soberanía y las leyes, los Estados Unidos procuren patrullar la zona para protegerse a sí mismos. En caso contrario, sería prudente que los gobiernos de la región se pregunten qué hacen para ser vigilados y, en cierto modo, controlados en forma tan estricta" (Editorial del diario del 2/5/08).
Un poco más y solicitaba al Gobierno de la Ciudad que la orquesta municipal los recibiera en el puerto ejecutando "Barrilito de cerveza".
En la misma línea de pensamiento, uno de los responsables del desmantelamiento de nuestro sistema de defensa, que hemos denunciado en un trabajo reciente (5), y del abandono de la tradicional política exterior argentina, que se mantuvo al margen de los conflictos imperialistas externos, persiste en "bajar línea":
"Escandalizarse sólo por la IV Flota, o viceversa, apenas encubre una decisión que pasa por lo ideológico antes que por el interés nacional argentino. Mientras tanto, cada cual seguirá atendiendo a su juego (se refiere a Venezuela). En ese ejercicio, y para sorpresa de nadie, mientras Brasil cuenta ya con un portaviones e inminentes submarinos nucleares, la actual capacidad argentina para pesar en el ámbito regional es más irrelevante que hayamos tenido jamás". El autor de esta falacia es nada menos quién fue secretario de Relaciones Exteriores y Asuntos Latinoamericanos entre 1996 y 1999 (6). Aviesamente olvida mencionar el desmantelamiento del Cóndor I, el descuartizamiento de la fábrica de submarinos, el portaviones "25 de Mayo" vendido como chatarra, la entrega de la fábrica militar de aviones, etc. Y, tal como nos confesó cierta vez un diplomático- escritor, la rotunda negativa al ofrecimiento de Brasil de la construcción conjunta del submarino nuclear mencionado, en tanto no obtuviéramos la aprobación norteamericana. Ignoramos a que interés nacional se refiere, tal vez lo explique mejor el que fue su empleado:"Aunque nuestro realismo periférico de los 90 es hoy mal comprendido y casi siempre vilipendiado, ha dejado un legado importante que pasa hoy inadvertido. Gracias a aquellas políticas nos alejamos del perfil de Estado paria, apartando el fantasma de sanciones internacionales que amenazaban con dañarnos gravemente, como ocurrió en aquella década de 1940 sobre la que basamos nuestro aprendizaje, Abjuramos de producir la bomba atómica. Abortamos el desarrollo, en sociedad con Saddam Hussein, de un peligroso misil balístico. También desmantelamos nuestra industria de armamentos, eliminamos el servicio militar obligatorio y resolvimos viejos conflictos limítrofes, archivando las hipótesis de conflicto con países vecinos. En la práctica, aunque no en la retórica, nos convertimos en un Estado pacifista."(7).
En fin... al final lo de siempre, la década del 40, "La culpa la tiene Perón". Y pensar que estos mequetrefes fueron funcionarios de un gobierno que se decía peronista.
La Cuarta Flota en formación¿Es creíble que para controlar las actividades ilegales de un pequeño punto fronterizo de escasa población se necesite de un portaviones nuclear? No es casual que bajo la superficie del área en cuestión se encuentre uno de los reservorios de agua dulce más importantes del orbe (tiene una reserva estimada de entre 40.000 y 50.000 Km3, suficiente para abastecer a 6.000 millones de personas por 200 años a razón de l00 litros por día por habitante, según estimaciones de la UBA): el Acuífero Guaraní. En el interés estadounidense en la región subyace una estrategia para el acceso a los recursos naturales y el desbaratamiento de proyectos nacionales autónomos. "En cualquier caso, los países implicados ya han visto recortada su autonomía. Estados Unidos integra el grupo "3+1" que desde 2002 desarrolla acciones "de seguridad" en la Triple Frontera; y el Banco Mundial es uno de los agentes del proyecto conjunto de los gobiernos de la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay para la Protección Ambiental y el Desarrollo Sostenible del Sistema Acuífero Guaraní, que apenas comienza" (8).
En este marco, resulta sugestiva la compra por parte de ONG y particulares de enormes extensiones de tierra en áreas estratégicas con argumentos ambientalistas. No en vano el gobierno brasileño abrió una investigación sobre el empresario sueco Johan Eliasch, que habría gestionado la creación de un fondo de 50.000 millones de dólares para comprar tierras en la selva amazónica en Brasil y en Ecuador; reveló el 26/5/08 el diario O Globo. Según el rotativo, un informe secreto de la Agencia Brasileña de Inteligencia revela que Eliasch, que es consejero del primer ministro británico Gordon Brown, incentiva a empresarios ingleses a adquirir tierras en la región, como forma de evitar la destrucción de la mayor reserva de bosques tropicales del planeta. "La Amazonia brasileña tiene dueño y el dueño es el pueblo brasileño" dijo el presidente Lula da Silva.
Al respecto, apunta bien Esteban Peicovich: "Lula frenó esta semana con leyes la gula de mercaderes foráneos que merodean su Amazonia: 'El mundo debe saber que tiene dueño: el pueblo brasileño'. Aquí compran glaciares, minas, pedazo de provincia aquí, lagos allá. Que el país tiene 2.800.000 kms. cuadrados es un dato de antaño, Cuando había gente mejor que nosotros. Hoy habría que descontar lo comprado y mapear de nuevo". Y no por sarcástico, el comentario deja de ser dolorosamente cierto.
Antes del ominoso gobierno del supremo transformista, la venta de tierras en áreas de frontera era severamente fiscalizada por la Dirección de Radicación de la Superintendencia Nacional de Fronteras, organismo dependiente del Ministerio de Defensa. Nos consta pues trabajamos más de un lustro en dicho organismo. Pero, como hemos visto, en la década del 90 archivamos las hipótesis de conflicto y la secretaría fue suprimida.
Distinto fue el proceder de nuestros vecinos, que continúan renovando su soporte defensivo, pues para ellos las hipótesis de conflicto existen y con amenazas muy concretas.
En suma, el despliegue de la cuarta flota responde a un nuevo paradigma global: el fin de las luchas ideológicas y el comienzo de las geopolíticas. No es "el fin de la historia" que proclamó Fukuyama, es el fin de las utopías al estilo de Alvin Toffler y el comienzo de un reagrupamiento en grandes bloques continentales al estilo del "1984" de George Orwell. El nacionalismo de campanario está perimido, sin integración regional no tenemos posibilidad de ser.
El portaviones y su flota de apoyo no se movilizaron por las declaraciones de Chávez y Evo Morales, mucho menos por el palabrerío ambiguo del matrimonio Kirchner. Lo ocurrido en los últimos meses en el territorio comprendido entre Venezuela, Colombia y sus países limítrofes es la primera escaramuza de un enfrentamiento mayor cuyo trasfondo son las reservas energéticas. Según las prospecciones, es muy probable que Venezuela pase a ser el primer reservorio mundial. A ello debemos sumarle una plataforma marítima argentina todavía inexplorada y el descubrimiento de enormes reservas de petróleo en las costas brasileñas.
Es en el eje Atlántico, potencial contrapunto al vector Pacífico (Colombia-Perú Chile) donde se afinca la masa crítica del proyecto de unidad sudamericana en el que Lula ve un potencial actor "global" capaz de sacudir el tablero de poder del mundo". (9)
"El próximo 7 de septiembre Jobim (ministro de Defensa brasileño) presentará el nuevo Plan Estratégico de Defensa Nacional brasileño al Presidente Lula da Silva, en el que la Amazonia y los más de 7.000 km. de litoral atlántico serán tipificados como prioritarios: la matriz de ese programa, que incluye además la reactivación de la industria bélica, está emparentada con el proyecto de defensa regional que Brasilia propuso al Unasur, al entender que la ecuación de la soberanía nacional se resuelve dentro de un mismo campo de fuerzas con las soberanías de los países vecinos" (10).
En el año 2004, un año después de los "ataques preventivos" de Estados Unidos contra Irak y cuatro años antes la ofensiva colombiana en Ecuador, el Estado Mayor del Ejército de Brasil envió un grupo de oficiales a Vietnam para aprender las tácticas de guerra de guerrillas con las que el Vietcong había derrotado a las tropas estadounidenses tres décadas atrás. Objetivo: la defensa del Amazonas ante la ocupación por una fuerza "militarmente muy superior". La estrategia militar de Brasil se contrapone a la de los Estados Unidos. No es que no sean "realistas", es que no quieren ser "periféricos".

Notas:
(1) Según la nota que apareciera originalmente en el diario londinense "Telegraph" el 25 de abril de 2008. Para ver la fuente, pinche el siguiente enlace.
(2) Luis Alberto Romero "Malvinas, un balance". Diario "La Nación" 31/3/04.
(3) Uno de los grandes objetivos de Sarkozy en materia de defensa es el retorno de Francia al comando militar integrado de la OTAN. El presidente debería lanzar ese debate en abril de 2009 durante la cumbre del 60° aniversario de la alianza atlántica en Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania). A juicio de Sarkozy, ese retorno sólo se realizará en ciertas condiciones. La más importante de ellas será que el país "conserve su total independencia nuclear, tanto en términos de capacidad como de estrategia". Sarkozy también exigirá que "en tiempos de paz, ninguna fuerza francesa sea colocada en forma permanente bajo comando de la OTAN. Francia, fundadora de la alianza, se retiró de la estructura militar integrada y de su dirección en 1966 por decisión del generar Charles de Gaulle, que consideraba el atlantismo como una forma de dominación de Estados Unidos.
(4) Tokaltian, Juan Gabriel "La configuración de un problema". En "Le Monde Diplomatique" N° 108, junio de 2008.
(5) Muñoz Azpiri, José Luis "Malvinas, discurso y medios" En "Malvinas: la otra mirada" Bs. As. Corporación Buenos Aires Sur. 2007.
(6) Cisneros, Andrés "La Argentina, ausente y sin peso" En: diario "La Nación" 13/5/08.
(7) Escudé, Carlos "Filosofía de las relaciones carnales" En: diario "La Nación" 14/5/08.
(8) Balatti, Fernanda. "El terrorismo en la Argentina". En "Le Monde..." citado.
(9) Palabras de Lula en el discurso de apertura de la Reunión Extraordinaria de Unasur, Brasilia, 23/5/08.
(10) Pignotti, Darío "La construcción deja soberanía regional" En "Le Monde..." citado.
http://www.elescarmiento.com.ar/08internacional.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...