BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

lunes, 29 de octubre de 2012

EE.UU. prepara la guerra en África- El Pentágono trocea África en zonas militares

EE.UU. prepara la guerra en África: Amplía el contingente de drones en el continente
República de Yibuti 


La foto está captada por cazasyhelicopteros.blogspot.com.es


Corbis EE.UU. está ampliando considerablemente su base militar clandestina de drones en el Cuerno de África para llevar a cabo ataques contra países en Oriente Medio y el norte del continente africano. Según el reciente informe del diario ‘The Washington Post’, durante los últimos dos años el Pentágono ha convertido al antiguo puesto militar francés de Camp Lemonnier, situado en la República de Yibuti, un pequeño país al este del continente, en “la base de drones de asalto más activa fuera de la zona del conflicto en Afganistán”. Base clave De acuerdo al informe, Washington, que busca "intensificar aún más las operaciones de drones durante los próximos meses, ha tomado medidas extraordinarias para mantener en secreto los detalles del programa de asesinatos selectivos”, que tienen lugar en Camp Lemonnier.

Se trata de la base principal, entre la media docena de centros militares similares en el continente africano, que cuenta ahora con un extenso complejo de hangares para ocho aviones no tripulados Predator y ocho cazabombarderos F-15E, así como múltiples aviones de combate. El diario afirma que próximamente la base alojará a unos 3.200 militares, civiles y contratistas estadounidenses que, entre otras cosas, serán los encargados de entrenar a las tropas extranjeras.



Proyecto millonario

De acuerdo al diario, el reciente fortalecimiento de las actividades militares de Camp Lemonnier corresponde a un proyecto de 1.400 millones de dólares presentado ante el Congreso estadounidense en agosto pasado por el Departamento de Defensa, en el cual se detalla que las operaciones se llevarán a cabo desde esta base durante los próximos 25 años. Citando fuentes del Pentágono, el medio precisa que la situación geográfica de la base, que se encuentra entre los países del este de África y la Península Arábiga, permite a los drones estadounidenses entrar en el espacio aéreo yemení o somalí en cuestión de minutos. Actualmente los aviones no tripulados de EE.UU. están desplegados en países como Afganistán, Pakistán, Yemen, Etiopia, Kenia, Somalia y las Islas Seychelles, donde realizan campañas de bombardeos aéreos no autorizados. Pese a que Washington alega que estos ataques van dirigidos contra terroristas, las cifras oficiales de bajas revelan que este tipo de operaciones aéreas dejan un autentico reguero de víctimas civiles.
Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/57314-eeuu-prepara-guerra-africa-amplia-imperio-drones-continente

EE.UU. prepara la guerra en África: Amplía el contingente de drones en el continente

El Pentágono trocea África en zonas militares
Neocolonialismo militar por los recursos naturales

posted on Monday, May 24th, 2010 at 12:17 am by El Hechicero
por Rick Rozoff

Nuestro mundo y la historia de la Humanidad es en gran parte el resultado de fuerzas o ideas contrapuestas que se combaten. Por un lado sectores humanistas de cooperantes internacionales que luchan por una mayor justicia social y hermandad solidaria entre los pueblos —ayudando por ejemplo el desarrollo del continente africano—, por otro lado obscuras fuerzas que sólo persiguen mayor poder, dominación y riqueza. Lo que está ocurriendo en África en pleno siglo XXI, por el control de sus recursos naturales, pone de manifiesto esta lucha secular.

Un responsable militar del ejército de los EEUU dando instrucciones a oficiales del gobierno de Burkina Faso en África.Foto: Africom US Army.

El año pasado el comandante del Comando África estadounidense (AFRICOM), el general William Ward, afirmó que el Pentágono tenía asociaciones militares con treinta y cinco de las cincuenta y tres naciones de este continente, «que representan las relaciones estadounidenses que abarcan el continente» [1].

Desde entonces el número ha aumentado.

En tanto que primer comando militar regional en el extranjero establecido por Washington en este siglo, el primero desde el final de la Guerra Fría y el primero en 25 años, la activación el 1 de octubre de 2007 del AFRICOM, inicialmente bajo el ala del Comando Europeo estadounidense y un año después como una entidad independiente, pone de relieve la importancia geoestratégica de Africa en los planes militares, políticos y económicos internacionales de Estados Unidos.

La zona de responsabilidad del Comando África incluye más naciones (53, todas ellas Estados africanos excepto Egipto, que continúa en el Comando Central estadounidense, y la República Árabe Saharaui Democrática (Sahara Occidental), que fue conquistada en 1975 y es miembro de la Unión Africana pero que Estados Unidos y sus aliados de la OTAN reconocen como parte de Marruecos) que cualquier otro de los Comandos Unificados Combatientes del Pentágono: el Comando Europeo, el Comando Central, el Comando del Pacífico, el Comando Sur y el Comando Norte (fundado en 2002).

Estados Unidos es el único país que mantiene comandos militares regionales con servicios múltiples en todas partes del mundo, un proceso que se inició tras la Segunda Guerra Mundial cuando Estados Unidos perseguía su autoproclamado destino manifiesto del siglo XX como la primera superpotencia militar mundial de la historia.

Hasta el 1 de octubre de 2008 la inmensa mayoría de África estaba en la zona de responsabilidad del Comando Europeo, al que estaban asignadas todas las naciones africanas excepto Egipto, las Seychelles y los Estados del Cuerno de África (Yibuti, Eritrea, Etiopía, Kenia, Somalia y Sudán) controlados por el Comando Central, y tres naciones isla y una posesión africana en la costa oriental del continente (Comores, Madagascar, Mauricio y Reunión), situados bajo el Comando del Pacífico.

Un mes antes de que el AFRICOM iniciara su año de incubación bajo el Comando Europeo estadounidense en 2007, el vice-subsecretario principal de Defensa para la Política, Ryan Henry, afirmó: “En vez de tres comandos diferentes que tienen África como tercera o cuarta prioridad, habrá un comando que la tenga como prioridad fundamental” [2].

El alto cargo del Pentágono también reveló que el Comando África “integraría un pequeño cuartel general más cinco ’equipos de integración’ repartidos por todo el continente” y que el “AFRICOM trabajaría estrechamente con la Unión Europea y con la OTAN”, particularmente con Francia, miembro de ambas, que “estaba interesada en desarrollar la fuerza de reserva de África” [3].

El alto cargo del Departamento de Defensa identificó todos los componentes claves del papel del Comando África y esbozó lo que ha ocurrido en los casi tres años de periodo de transición: subsumiendo bajo un comando unificado las naciones que antiguamente estaban en las zonas de responsabilidad de los tres comandos del Pentágono, Estados Unidos dividirá el segundo continente más poblado del mundo en cinco distritos militares, cada uno de ellos con una Fuerza de Reserva Africana multinacional adiestrada por fuerzas militares de Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea.

A finales de ese mismo mes el Pentágono confirmó su anterior revelación de que el AFRICOM iba a desplegar equipos de integración regional “en las porciones norte, este, sur, central y oeste del continente reflejando las cinco comunidades económicas regionales de la Unión Africana….”.

La página web Defense News detallaba la división geográfica descrita en documentos de instrucciones del Departamento de Defensa publicados ese mes:

“Un equipo tendrá la responsabilidad de una franja norte desde Mauritania a Libia; otro operará en un bloque de naciones africanas orientales (Sudán, Etiopía, Somalia, Uganda, Kenia, Madagascar y Tanzania); y un tercero llevará a cabo actividades en un amplio bloque sur que incluye Sudáfrica, Zimbabwe y Angola….

Un cuarto equipo concentraría a un grupo de países africanos centrales como la República Democrática de Congo, Chad y Congo [Brazzaville]; el quinto equipo regional se centraría en un bloque occidental que abarcaría Nigeria, Liberia, Sierra Leona, Níger y Sahara Occidental, según los documentos de instrucciones” [4].

Las cinco zonas corresponden a las principales Comunidades Regionales Económicas de África, empezando por el norte del continente:

la Unión Árabe del Magreb: Argelia, Libia, Mauritania, Marruecos y Túnez.

la Comunidad Africana Oriental (EAC, en sus siglas en inglés): Burundi, Kenia, Ruanda, Tanzania y Uganda.

la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS, en sus siglas en inglés): Benin, Burkina Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea-Bissau, Liberia, Mali, Nigeria, Senegal, Sierra Leona y Togo.

la Comunidad Económica de Estados de África Central (ECCAS, en sus siglas en inglés): Angola, Burundi, Camerún, República Centroafricana, Chad, República de Congo (Brazzaville), República Democrática de Congo (Kinshasa), Guinea Ecuatorial, Ruanda y Sao Tome y Príncipe.

la Comunidad de Desarrollo de África Austral: Angola, Botswana, República Democrática de Congo, Lesotho, Madagascar, Malawi, Mauricio, Mozambique, Namibia, Seychelles, Sudáfrica, Suazilandia, Tanzania, Zambia y Zimbabue.

El noreste de África, en el Cuerno de África y sus alrededores, está en una categoría propia y durante mucho tiempo ha estado subordinada a la Fuerza Conjunta Combinada – Cuerno de África (CJTF-HOA, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos basada en Yibuti donde el Pentágono tiene un personal compuesto aproximadamente de 2.000 personas pertenecientes a las cuatro ramas de las fuerzas armadas. La zona de operaciones de la Fuerza Conjunta Combinada – Cuerno de África abarca las naciones africanas de Yibuti, Etiopía, Eritrea, Kenia, Seychelles, Somalia, Sudán, Tanzania y Uganda, así como Yemen en la península Arábiga. Además de las Seychelles, la CJTF-HOA está expandiendo su ámbito para incluir las Comores, Mauricio y Madagascar en el océano Índico.

Hace tres años se informo de que el Pentágono ya había logrado “acordar el acceso a bases aéreas y puertos en África y a instalaciones ’con los elementos mínimos’ mantenidas por las fuerzas de seguridad locales en Gabón, Kenia, Mali, Marruecos, Namibia, Sao Tomé y Príncipe, Senegal, Túnez, Uganda y Zambia” [5], es decir, en el norte, este, oeste, centro y sur de África.

Desde 2003 Estados Unidos mantiene su base militar en Yibuti, Camp Lemonnier, el pasado otoño estableció unas instalaciones de vigilancia naval en las Seychelles y tiene acceso a campos base y emplazamientos de vanguardia en Kenia, Etiopía, Marruecos, Mali, Ruanda y otras naciones por todo el continente.

Como se ha indicado antes, el AFRICOM planea establecer un cuartel general central en el continente (su actual cuartel general está en Stuttgart, Alemania, aunque Camp Lemonnier de Yibuti funciona como uno de facto en África) con cinco puestos de avanzada satélites regionales en el norte, sur, este, oeste y centro de África.

Nominalmente la Fuerza de Reserva Africana (ASF, en sus siglas en inglés) está bajo control de la Unión Africana, pero sus tropas están siendo adiestradas y dirigidas por Estados Unidos, la OTAN y el ala militar de la Unión Europea.

La página web de la Fuerza de Reserva Africana contienen enlaces a las siguientes páginas web:

Cuartel general de la ASF (Addis Abeba)

Este
Oeste
Sur
Central
Norte [6]

El secretariado de la Unión Africana, la Comisión de la Unión Africana, tiene su sede en Addis Abeba, Etiopía.

Etiopía también es una de las naciones (Liberia y Marruecos son las otras) que se ha barajado como posible sede del principal cuartel general del AFRICOM en el continente.
Fuerza de Reserva Africana: adiestrada por las Fuerzas Especiales estadounidenses y según el modelo de la Fuerza de Ataque de la OTAN

Cada una de las cinco unidades geográficas de la lista anterior puede suministrar un contingente de las dimensiones de una brigada (entre 4.000 y 5.000 soldados según los principios de la OTAN) a la Fuerza de Reserva Africana que se proyecta lanzar este año.

Dos días antes de que se estableciera el Comando África estadounidense el 1 de octubre de 2007, el diario de las fuerzas armadas estadounidenses Stars and Stripes informaba de que

“El comando, que según se ha programado será operativo esta semana, centrará la mayor parte de su actividad en ayudar a construir la joven Fuerza de Reserva Africana.

Se espera que la fuerza, que está organizada por la Unión Africana con sede en Etiopía, esté preparada para 2010. Consistiría en cinco brigadas multinacionales basadas en el gigante continente. Cada brigada llevaría a cabo misiones en su región, como el mantenimiento de la paz cuando surja la necesidad.

El general William E. Ward, que ha sido nombrado para convertirse en el primer comandante del AFRICOM, declaró la semana pasada al Senado estadounidense por escrito que las tropas estadounidenses ayudarían a hacer realidad las brigadas”.

Ward, que fue jefe de la Fuerza de Estabilización de la OTAN (SFOR, en sus siglas en inglés) en Bosnia en 1996, afirmó: “el AFRICOM asumirá el patrocinio del actual comando, del desarrollo de la infraestructura de control y del apoyo del oficial de enlace. Seguirá proporcionando mentores militares para adiestrar en el mantenimiento de la paz y desarrollará nuevos enfoques para apoyar a la Unión Africana y a la Fuerza de Reserva Africana” [7].

El pasado mes de febrero una página web de la OTAN detalló el papel del bloque militar del Atlántico norte para complementar los esfuerzos del AFRICOM para construir la Fuerza de Reserva Africana :

“La OTAN empezó proporcionando apoyo a la Misión de la UA en mayo de 2005 con base en las peticiones específicas de la UA. Las naciones de la OTAN apoyaron a la Misión de la UA en Sudán (AMIS, en sus siglas en inglés) transportando por avión a 32.300 miembros del personal…. La OTAN sigue apoyando la Misión de la UA en Somalia (AMISOM, en sus siglas en inglés) proporcionado transporte aéreo y marítimo estratégico a las naciones que contribuyen con tropas a la AMISOM a petición de éstas. El último transporte por aire se produjo en junio de 2008 cuando la OTAN transportó un batallón burundés de mantenimiento de la paz hasta Mogadisco.

El Comando Conjunto de Lisboa es el jefe operacional del compromiso OTAN/UA y tiene un oficial de enlace militar en el cuartel general de la UA en Addis Abeba, Etiopía. La OTAN también apoya la capacitación del personal proporcionando plazas en los cursos de adiestramiento de la OTAN al personal de la UA que mantiene el AMISOM y apoya el hacer operativa a la Fuerza de Reserva Africana, la visión de la UA para un aparato continental de seguridad de guardia similar a la Fuerza de Respuesta de la OTAN” [8].

La Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF, en sus siglas en inglés) completó lo que entonces se describió como su validación final en los ejercicios militares Steadfast Jaguar para 7.000 soldados durante dos semanas en la nación isla africana de Cabo Verde en 2006.

África fue el campo de pruebas para la NRF y la NRF es el modelo de la Fuerza de Reserva Africana:

“Desde junio de 2007 la OTAN ha asistido a la Misión del a UA en Somalia (AMISOM) proporcionándole transporte aéreo para las fuerzas de mantenimiento de paz de la UA. Este apoyo se autorizó hasta febrero de 2009 y la Alianza está dispuesta a considerar nuevas peticiones de la UA. La OTAN también sigue trabajando con la UA en la identificación de otras áreas en las que la OTAN podría apoyar a la Fuerza de Reserva Africana [9].

A petición de la UA, la OTAN también proporciona adiestramiento y capacitación a las aptitudes a largo plazo de mantenimiento de paz de la UA, en particular la Fuerza de Reserva Africana” [10].

Desde los acuerdos Berlin Plus entre la OTAN y la Unión Europea en 2002, los componentes militares de ambas organizaciones no sólo se solapan y complementan entre sí, sino que se están integrando en un nivel cualitativamente superior para misiones en el extranjero como las misiones en las costas de África y fuera de ellas.

Hace tres años el general francés Henri Bentegeat, entonces presidente del Comité Militar de la Unión Europea, se reunió en Alemania con los ministros de Defensa de la Unión Europea y un informe de sus comentarios incluía lo siguiente: “La campaña de la UE por un papel militar global más fuerte incluye una mejora de las relaciones con las Naciones Unidas, la OTAN y la Unión Africana… Además de la misión militar en Congo del año pasado y de la ayuda logística a las fuerzas de la UA en Darfur, Bentegeat afirmó que la EU quería ayudar en un ambicioso plan de la UA de crear una fuerza de reserva para misiones de mantenimiento de la paz” [11].

Incluso antes de que en otoño de 2008 se activara el AFRICOM como un comando militar separado, el Comando Europeo estadounidense estaba llevando a cabo maniobras militares multinacionales a gran escala en diferentes regiones de África para adiestrar unidades para las cinco brigadas regionales que formarán una Fuerza de Reserva Africana unificada y continental.

Desde 2006 el Comando Europeo estadounidense (y posteriormente el Comando África) ha llevado a cabo anualmente los ejercicios multinacionales de interoperabilidad de comunicaciones Africa Endeavor (con frecuencia en naciones del estratégico golfo de Guinea) con la participación de las fuerzas armadas de naciones africanas, de la OTAN y europeas. Africa Endeavor 2007 se celebró en Ghana y los países contribuyentes fueron Estados Unidos, Argelia, Angola, Bélgica, Benin, Botswana, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Cabo Verde, Chad, Gambia, Lesotho, Mali, Marruecos, Namibia, Níger, Nigeria, Senegal, Sudáfrica, Suecia, Uganda y Zambia. Estaba dirigido conjuntamente por el Comando Europeo estadounidense, el Comando Central estadounidense y el naciente Comando África estadounidense.

“AE [Africa Endeavor] fomenta una mejor colaboración en la Guerra Global contra el Terrorismo y apoya el despliegue de fuerzas de mantenimiento de la paz en Sudán y Somalia.

Además ayuda en el establecimiento de relaciones de comunicación fundamentales para mejorar los despliegues la Fuerza de Reserva Africana en sistemas de comando, control, comunicaciones e información (C3IS) y fortalece las relaciones nacionales, regionales, continentales y de asociación….” [12].

Africa Endeavor 2008 tuvo lugar en Nigeria e incluyó personal militar tanto de 22 naciones africanas y europeas como estadounidenses.

“En el curso de los ejercicios las naciones y organizaciones participantes también continuaron con sus esfuerzos para desarrollar prácticas y procedimientos estándar para la Unión Africana y su Fuerza de Reserva Africana” [13].

En 2005 Estados Unidos lanzó sus ejercicios militares regulares multinacionales Flintlock para iniciar y expandir la Iniciativa Antiterrorista Trans-Sáhara (TSCTI, en sus siglas en inglés) del Pentágono, formada ese mismo año para adiestrar a fuerzas militares de Argelia, Chad, Mali, Mauritania, Niger, Senegal, Marruecos, Nigeria y Túnez. Los aliados de Washington pertenecientes a la OTAN, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Países Bajos y España también están implicados en la Iniciativa Antiterrorista Trans-Sáhara.

El Comando Europa de Operaciones Especiales estadounidense dirige los ejercicios (en 2007 la OTAN anunció que su Centro de Coordinación de Operaciones Especiales tendría su cuartel general en las mismas barracas Kelley en la base estadounidense de Stuttgart donde está situado el cuartel general del AFRICOM).

Un informe de la operación inicial en 2005 divulgaba que “según se ha informado, el gobierno estadounidense planea gastar 500 millones de dólares en cinco años para convertir el desierto del Sáhara en un vasto nuevo frente de su lucha contra el terrorismo…. Durante la primera fase del programa, llamada Operación Flintlock, [participaron] 700 soldados de las fuerzas especiales estadounidenses y 2.100 soldados de nueve naciones del norte y oeste de África” [14].

La Operación Flintlock 2010 de este año, que empezó el 2 de mayo y se prolongó durante durante 22 días, incluye a 600 soldados de las fuerzas especiales estadounidenses y 150 procedentes de Gran Bretaña, Bélgica, Francia, Países Bajos y España.

“El objetivo de Flintlock 10 es desarrollar interoperabilidad militar… Centrada en Uagadugu, Burkina Faso, pero con adiestramiento táctico llevado a cabo en Senegal, Mali, Mauritania y Nigeria, Flintlock 10 empezará el 2 de mayo y acabará el 23 de mayo de 2010… Flintlock 10 busca fortalecer los éxitos y lecciones aprendidas durante los anteriores ejercicios Flintlock que se llevaron a cabo para establecer relaciones regionales y sincronizar los esfuerzos entre los militares de la region trans-sahariana.

Estos ejercicios tendrán lugar en el contexto de la Asociación Antiterrorista Trans-Sáhara (TSCTP, en sus siglas en inglés). Apoyado por el Comando África estadounidense (USAFRICOM) y el Comando de Operaciones Especiales (SOCAFRICA, en sus siglas en inglés), los ejercicios proporcionarán oportunidades de adiestramiento militar …” [15].

El AFRICOM anunció recientemente que el Comando de Operaciones Especiales África “logrará el control sobre la Fuerza Conjunta de Operaciones Especiales Conjuntas Trans-Sahara (JSOTF-TS, en sus siglas en inglés) y el Comando de Operaciones Especiales y Elemento de Control- Cuerno de África (SOCCE-HOA, en sus siglas en inglés)” [16] para centralizar las actividades de las fuerzas especiales en África.

Los esfuerzos para crear la propuesta brigada de la Fuerza de Reserva Africana en el norte de África se han tambaleado por diferentes razones. Egipto no es miembro de la Unión Magreb ni está en la zona de responsabilidad del AFRICOM. Libia es uno de los oponentes al AFRICOM que más se hace oír. Existe una tensión residual entre Argelia y Marruecos sobre Sáhara Occidental, que Argelia reconoce como una nación independiente. Pero Argelia, Egipto, Mauritania, Marruecos y Túnez son todos ellos miembro del programa de asociación Diálogo Mediterráneo.

Los planes del AFRICOM para contingentes de intervención militar regional avanzan más favorablemente en el este, oeste y sur. En junio de 2008 la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS, en sus siglas en inglés) llevó a cabo un ejercicio militar, Jigui 2008, en Mali con sus quince Estados miembro y “por primera vez, el ejercicio de fuerza regional involucró a la Unión Africana, a la Comunidad de Desarrollo del África Austral (SADC, en sus siglas en inglés), a la Brigada de Alta Disponibilidad de las Fuerzas de Reserva con base en Dinamarca (SHIRBRIG, en sus siglas en inglés) y a la Brigada de Reserva de África Oriental (EASTBRIG, en sus siglas en inglés).

“Los gobiernos anfitriones así como Francia, Dinamarca, Canadá, Alemania, Países Bajos, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Europea apoyaron todos los ejercicios.

Jigui 2008 es coherente con los anteriores programas de adiestramiento de la ECOWAS y está dentro del marco de la Fuerza de Reserva de la UA, que busca tener dispuesta para 2010 una fuerza por cada Comunidad Económica Regional (REC, en sus siglas en inglés) en África.

El objetivo de la ECOWAS es crear un Equipo Operativo de 2.770 hombres a partir de los 6.500 soldados de la fuerza regional que estará disponible bajo el control de la UA” [17].

Un año después Senegal albergó maniobras militares con otras varias naciones de África Occidental (Burkina Faso, Gambia, Guinea Bissau, República de Guinea (Conakry) y Mali” para “probar la capacidad de despliegue (de las tropas)” con aviones, vehículos y barcos militares suministrados por Francia “por delante de la planeada creación de una fuerza ECOWAS”.

Se adiestró a los Estados participantes para “formar el batallón occidental de la fuerza de intervención de 6.500 hombres que la ECOWAS quiere establecer para 2010.

“Jefes del ejército de países miembro de la ECOWAS acordaron en junio de 2004 crear una fuerza permanente de 6.500 hombres, incluyendo la unidad de reacción rápida de 1.500 hombres para misiones de mediación” [18].

Jigui 2009 se celebró en Burkina Faso con la participación del Ejercito África de Estados Unidos, el componente del AFRICOM con base en Vicenza, Italia.

El mes pasado la ECOWAS realizó un ejercicio de adiestramiento de campo en Benin, Ejercicio de Cohesión Benin 2010, cuyo “objetivo era evaluar la disponibilidad operacional y logística del Batallón Oriental del ESF, que forma parte de la preparación total para hacer operativa la Fuerza de Reserva Africana para diciembre de 2010” [19].

En octubre del año pasado la prensa de Kenia informó sobre la implicación occidental en la creación de una brigada de la Fuerza de Reserva Africana en el confín oriental de África:

“Oficiales daneses, suecos, noruegos y finlandeses asistirán a la región en el actual establecimiento de una fuerza militar unificada para hacer frente a conflictos en el continente.

Una vez funcional, en 14 días la Brigada de Reserva de África Oriental (EASBRIG) se desplegará a lugares en conflicto una vez que surja el caos para restaurar el orden… La brigada tendrá tropas de 14 países.

Los expertos de los países europeos … están basados en los cuarteles generales de la EASBRIG en el College de Personal de Defensa en Karen, Nairobi.

El vicepresidente del Estado Mayor, Julius Karangi, afirmó que los expertos extranjeros ayudarían en el proceso de establecimiento de la brigada de reserva” [20].

La EASBRIG está formada por soldados de Burundi, Comores, Yibuti, Eritrea, Etiopía, Kenia, Madagascar, Mauricio, Ruanda, Seychelles, Somalia, Sudán, Tanzania y Uganda, y a través del Mecanismo de la Brigada de Reserva de Africa Oriental están avanzando hacia la consolidación del ala oriental de la Brigada de Reserva de Africana.

El cuartel general de la Brigada de Reserva de África Oriental estará en Kenia y el pasado mes de noviembre se llevó a cabo un ejercicio de adiestramiento de campo para ello en Yibuti donde Estados Unidos tiene su principal base militar en África y Francia su mayor base militar en el extranjero. Una fuente de noticias ruandesa escribió sobre ello meses después: “El histórico ejercicio reunió a unos 1.500 soldados, policía y personal civil de diez países que trabajaban juntos por primera vez” [21].

El emplazamiento más inmediato para utilizar la Brigada de Reserva de África Oriental es Somalia, donde ya están implicados los Estados miembro Etiopía, Ruanda, Burundi, Uganda y Kenia. La EASBRIG también estará disponible para operaciones en Sudán, Congo y la República Centroafricana así como contra Eritrea. En marzo del año pasado el jefe de la AFRICOM el general William Ward “citó tres zonas de actual conflicto en el continente, incluyendo las disputas fronterizas entre Eritrea y Yibuti en el Cuerno de África, en el norte de África [con] el Sáhara Occidental y los enfrentamientos en la República Democrática de Congo”.

Hablando del comando que dirige, Ward añadió: “Estados Unidos podía prestar asistencia a Uganda, Ruanda, Congo y en menor grado a… la República Centroafricana” [22].

La Unión Europea, ya implicada en la primera operación naval de su historia en el Cuerno de África, la Fuerza Naval de la UE Somalia – Operación Atalanta, ha desplegado una misión militar a Uganda para adiestrar a 2.000 soldados somalíes para defender al gobierno federal de transición respaldado por occidente de Mogadisco.
La Estación de Asociación con África: barcos de guerra estadounidenses patrullan las costas africanas

En los últimos años las Fuerzas Navales Europa-África estadounidenses han desarrollado la Estación de Asociación con África (APS, en sus siglas en inglés) como un componente naval del AFRICOM. Su primer despliegue llevó al APS a Guinea Ecuatorial, Gabón, Ghana, Senegal, Sao Tomé y Príncipe, y Togo, todos ellos en el Golfo de Guinea excepto Senegal que está al norte de éste.

Ese mismo año 2007 el Grupo Marítimo Permanente 1 de la OTAN, al que aportan cada uno un barco los siguientes países, Canadá, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Portugal y Estados Unidos, empezó una circunnavegación de África con paradas en el Golfo de Guinea y acabó con “ejercicios en el océano Índico, en las costas de Somalia….” [23]

En aquel momento el almirante Henry Ulrich, comandante de la Fuerza Naval Europa estadounidense, afirmó: “ el concepto de Estación de Flota Global está ’íntimamente alineado’ con la tarea que suministrará el Comando Africano estadounidense aún en desarrollo” [24] y más tarde anunció la partida del barco de guerra estadounidense Fort McHenry y del barco de alta velocidad para un despliegue de seis meses en el golfo de Guinea en noviembre de 2007 como parte del programa Estación de Flota Global. La Estación de Asociación con África es uno de las varias Estaciones de Flota Global que recientemente ha establecido Estados Unidos; otras se han asignado al mar Caribe y a Oceanía. “Como barco de desembarco en el muelle, el Fort McHenry está diseñado para ayudar al personal estadounidense en ’costas hostiles’, según la Marina” [25].

Phil Greene, director de Estrategia y Política, Recursos y Transformación paras las Fuerzas Navales Europa estadounidenses, añadió que el barco Fort McHenry tendría un personal multinacional “en asociación con naciones como Francia, Reino Unido, España, Portugal y otras que tienen interés en desarrollar la seguridad marítima en la región” [26].

De hecho, el barco estadounidense Fort McHenry atracó primero en España “para embarcar pasajeros de varios socios europeos (España, Reino Unido, Portugal y Alemania, entre ellos) antes de dirigirse al golfo de Guinea, “donde se le unió el barco de alta velocidad para “transportar estudiantes así como adiestradores durante las visitas a Senegal, Liberia, Ghana, Camerún, Gabón, y Sao Tomé y Príncipe” [27].

En 2007 barcos de guerra estadounidenses visitaron Mozambique por primera vez en 33 años y Tanzania por primera vez en 40 años.

Como parte de las vistas a puertos de la Estación de Asociación con África el año pasado, el destructor Arleigh Burke viajó a Yibuti, Kenia, Mauricio, Tanzania y Sudáfrica; en este último caso celebró operaciones conjuntas de una semana con uno de los barcos de guerra de la nación.

En febrero de 2009 “por primera vez la Marina estadounidense tuvo barcos de guerra a ambos lados del continente africano como parte de la actual misión de adiestramiento de la Estación de Asociación con África con naciones africanas” [28]. A saber, una fragata en Mozambique, Kenia y Tanzania, y un ambicioso muelle de transporte en Senegal.

El mes anterior una fragata estadounidense se convirtió en el primer barco de guerra de la Marina [estadounidense] que ancló en la ciudad guineana de Bata “como parte de la iniciativa de la Estación de Asociación con África de la Marina, tras visitar Cabo Verde, Senegal, Benin y Sierra Leone camino a Tanzania y Kenia. Se citaron las palabras del encargado de negocios en Guinea Ecuatorial dando una razón para la visita: “Guinea es el tercer productor de petróleo y gas en el África subsahariana con una significativa huella de inversión extranjera…” [29].

“El despliegue inicial en octubre de 2007 de la Estación de Asociación con África en el golfo de Guinea y la coincidente exposición de Una Cooperación Estratégica para una Potencia Naval del Siglo XXI señaló el fuerte compromiso de la influencia de la potencia marítima estadounidense… La Estación de Asociación con África es una base marítima GFS diseñada para ayudar a la comunidad marítima del golfo de Guinea a desarrollar una mejor gobernanza marítima ….El GFS, nacido de la necesidad de forma militar y operaciones de estabilidad…es un concepto demostrado para esta misión en zonas como el golfo de Guinea y el mar Caribe” [30].

Actualmente el AFRICOM está dirigiendo el ejercicio de contrainsurgencia marítima Phoenix Express 2010 en el mar Mediterráneo con Marruecos y Senegal entre otras naciones africanas.

Paralelamente la Operación Esfuerzo Activo de la OTAN durante casi nueve años en el Mediterráneo que patrulla la costa norte de África desde el Canal de Suez hasta el estrecho de Gibraltar, la Marina estadounidense recorre ahora regularmente la costa africana desde donde el Mediterráneo se encuentra con el océano Atlántico hasta el estratégico y rico en petróleo golfo de Guinea y Ciudad del Cabo, para volver a remontar hacia el norte a lo largo de todo el océano Índico hasta el mar Rojo. África está rodeada por barcos estadounidenses y de la OTAN.
El Pentágono crea sucedáneos de ejércitos para controlar África región por región

Dentro del continente el Pentágono ha transformado a las fuerzas armadas de Liberia, Ruanda, Uganda y Etiopía en sucedáneos de ejércitos a ambos extremos del continente. Según AFRICOM, desde 2006 “una iniciativa dirigida por el Departamento de Estado estadounidense… ha reestructurado completamente el ejército de Liberia” [31].

El pasado mes de octubre el comandante de la Marina África estadounidense, el general de división William B. Garrett III, visitó Ruanda (cuyo ejército es un representante estadounidense y británico) e “insistió en que el ejército estadounidense está interesado en fortalecer su cooperación con las Fuerzas de Defensa de Ruanda”. Garrett confirmó que Estados Unidos estaba dispuesto a enviar más consejeros y adiestradores al ejercito ruandés y añadió: “Así mismo, esperamos que las Fuerzas de Defensa de Ruanda también puedan participar en nuestros ejercicios. Por lo tanto, esperamos incrementar el nivel de cooperación entre Estados Unidos y las Fuerzas de Defensa de Ruanda” [32].

A principios de año el general Ward del AFRICOM también visitó Ruanda, donde “se reunió con dirigentes de defensa ruandeses y observó muestras de las capacidades de las Fuerzas de Defensa de Ruanda durante una visita de dos días los días 20 y 21 de abril de 2009” [33].

El año pasado Ward visitó Marruecos, que durante decenios ha sido socio militar de Estados Unidos, donde había estado dos veces de visita el año anterior, y “discutió sobre cooperación militar bilateral y sobre oportunidades para fortalecer la asociación entre las Reales Fuerzas Armadas y el ejército estadounidense”.

Recientemente marines estadounidenses adiestraron a soldados marroquíes en España a la cabeza de unas maniobras navales en las que intervinieron doce naciones en el mar Mediterráneo.

El pasado 28 de abril Ward visitó Botswana “donde discutió sobre los actuales esfuerzos regionales y posibles actividades futuras ejército a ejército con las Fuerzas de Defensa de Botswana (BDF, en sus siglas en inglés)… Las BDF y el ejercito estadounidense llevaron a cabo 40 eventos de cooperación en 2010”.

Al día siguiente el jefe del AFRICOM visitó por primera vez Namibia donde “se reunió con oficiales de la Fuerza de Defensa Nacional de Namibia para discutir sobre posibles futuras actividades de cooperación” [34].

El 27 de abril el general de brigada Silver Kayemba, jefe de adiestramiento y operaciones de la Fuerza de Defensa del Pueblo de Uganda (UPDF, en sus siglas en inglés), visitó Washington para reunirse con el general de división William B. Garrett III, comandante del Ejército África estadounidense.

Se citaron las palabras del general ugandés en esa ocasión: “Esta visita fortalece nuestras relaciones con las fuerzas armadas estadounidense, particularmente con el Ejército África estadounidense. Estamos deseando que la cooperación sea mayor en el futuro” [35]

Según un programa de la Estación de Asociación con África, una Fuerza Conjunta Marina Aire Tierra de Cooperación de Seguridad formada por 130 soldados ha estado adiestrando a fuerzas militares en Ghana, Liberia y Senegal. El comandante marine al cargo, el teniente coronel John Golden, afirmó: “Esto es la vanguardia de la fase insurgencia cero”, un aspecto de “adiestramiento ejército a ejército en un entorno muy austero en zonas donde no ha habido mucha presencia militar estadounidense en los últimos 235 años” [36].

Un informe de [la revista] Stars and Stripes del 2 de mayo revela que “en una remota base militar en la ciudad de Kisangani situada en la selva un equipo de elite de soldados estadounidense está tratando de recapacitar a un batallón de soldados de infantería de Congo”.

El artículo pone el énfasis en la faceta humanitaria de la operación como suelen hacer habitualmente las noticias sobre las actividades del AFRICOM, pero también contenía estos extractos:

“Existen incentivos económicos y estratégicos para aportar más seguridad a Congo, que es un país rico en recursos naturales como el cobalto, un componente clave en la fabricación de teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos. El país contiene el 80% de las reservas mundiales de cobalto… Un informe de abril de 2009 elaborado para el Congreso por el Centro de Reservas de Defensa Nacional dejaba claro que asegurar el acceso a los mercados de minerales en todo el mundo es un interés vital para la seguridad nacional” [37].

Estados Unidos no está arrastrando hacia su red militar casi a cada nación de África debido a cuestiones altruistas o por una preocupación por la seguridad de los pueblos del continente. La función del AFRICOM es la de cada uno de las potencias militares predadoras: la amenaza y el uso de la violencia armada para lograr ventajas económicas y geopolíticas.

Notas:

(1) U.S. Department of Defense, 18 de marzo de 2009.

(2) Agence France-Presse, 12 de septiembre de 2007.

(3) Ibid.

(4) Defense News, 20 de septiembre de 2007.

(5) Xinhua News Agency, 28 de mayo de 2007.

(6) http://www.africa-union.org/root/au…]

(7) Stars and Stripes, 30 de septiembre de 2007.

(8) North Atlantic Treaty Organization.

Supreme Headquarters Allied Powers Europe

24 de febrero de 2010.

(9) North Atlantic Treaty Organization, 11 de marzo de 2009.

(10) North Atlantic Treaty Organization, 18 de febrero de 2010.

(11) Deutsche Presse-Agentur, 28 de febrero de 2007.

(12) United States European Command, 18 de abril de 2007.

(13) United States European Command, 29 de julio de 2008.

(14) United Press International, 28 de diciembre de 2005.

(15) U.S. Africa Command, 31 de marzo de 2010.

(16) U.S. Africa Command, 30 de abril de 2010.

(17) Ghana News Agency, 23 de junio de 2008.

(18) Agence France-Presse, 29 noviembre de 2007.

(19) Afrique en ligne, 19 de abril de 2010.

(20) The Nation, 29 de octubre de 2009.

(21) The New Times, 4 de mayo de 2010.

(22) U.S. Department of Defense, 18 de marzo de 2009.

(23) Business Day (Nigeria), 25 de julio de 2007.

(24) Stars and Stripes, 14 de junio de 2007.

(25) Stars and Stripes, 16 de octubre de 2007.

(26) Stars and Stripes, 14 de junio de 2007.

(27) American Forces Press Service, 15 octubre de 2007.

(28) Stars and Stripes, 1 de febrero de 2009.

(29) Stars and Stripes, 20 de enero de 2009.

(30) Afrique en ligne, 13 de abril de 2010.

(31) U.S. Africa Command, 29 de abril de 2010.

(32) The New Times, 20 de octubre de 2009.

(33) U.S. Africa Command, 22 abril de 2009.

(34) U.S. Africa Command, 1 de mayo de 2010.

(35) U.S. Africa Command, 30 de abril de 2010.

(36) Marine Corps Times, 3 de mayo de 2010.

(37) Stars and Stripes, 2 de mayo de 2010.


Sombras de guerra USA en África (extractos)

La llaman la nueva “Ruta de las Especies”, en homenaje a la red comercial que en la Edad Media unía Europa, África y Asia; hoy en día esta “ruta de las especies” no tiene nada que ver con canela, clavos de olor o seda, sino con camiones, cargados de combustible y equipos militares. (Traducción de Josefa López).

Es, en realidad, una superautopista en la que la superpotencia USA, gracias a una infraestructura de transporte marítimo y terrestre cada vez mayor, lleva sus equipos militares a una red de depósitos para abastecer pequeños campos y terrenos de aviación, destinados a dar servicio a la creciente presencia militar de USA en África.

Pocos en los EE.UU. saben acerca de esta superautopista, o sobre las decenas de misiones de entrenamiento y ejercicios militares conjuntos que se llevan a cabo en países que la mayoría de los estadounidenses no sabría ni siquiera localizar en un mapa. Aún menos son los que están enterados de que los jefes militares usan los nombres de Marco Polo y de la reina de Saba, para camuflar la construcción de una presencia militar en África siempre más grande. En los puertos de África oriental, grandes contenedores llegan a diario con todo lo necesario para un ejército en construcción. Cargados en seguida sobre camiones, estos contenedores son encaminados por carreteras llenas de baches hacia bases polvorientas y lejanas.

Los nodos de esta red cuentan solo parte de la historia: Manda Bay, Garissa, y Mombasa, en Kenia; Kampala y Entebbe, en Uganda; Bangui y Djema en la República Centroafricana; Nzara en el Sur Sudán; Dire Dawa, en Etiopía; y, la máxima base africana del Pentágono, Camp Lemonnier, en Djibouti, en la costa del Golfo de Adén, entre otros.

Camp Lemonnier sirve como única base oficial de EE.UU. en el continente y se combina con la Fuerza de Tarea Conjunta - Cuerno de África (CJTF-HOA), dice Pat Barnes, vocero de AFRICOM (el Comando Africano de EE.UU. en África): “Más de 2.000 militares estadounidenses son asignados a este lugar. Los objetivos de la CJTF-HOA se enfocan en el este de África; allí trabajamos con los países aliados para fortalecer sus capacidades de defensa”. Personal del Departamento de Defensa está asignado también a embajadas de EE.UU. en toda África, incluyendo las 21 oficinas de la Cooperación de Seguridad, encargadas de promover la colaboración de ejército a ejercito con los “países aliados”.

Sombras de Guerras

En 2003, cuando la CJTF-HOA fue creada, el único mayor puesto de EE.UU. en África era de verdad el campamento Lemonnier. En los años siguientes, de manera silenciosa y desapercibida, el Pentágono y la CIA han estado desparramando sus fuerzas en todo el continente. Hoy en día EE.UU. mantiene un sorprendente número de bases militares en África. “Fortalecer” las fuerzas militares africanas es además una manera de encubrir lo que está pasando realmente.

Bajo la administración Obama, las operaciones en África se han acelerado y van mucho más allá de las limitadas intervenciones de la época Bush: intervenciones en la guerra de Libia el año pasado; verdaderas operaciones regionales con drones para misiones especiales que se ejecutan partiendo de los aeropuertos de Djibouti (Etiopía) y de las Seychelles (archipiélago del Océano Indico); flotilla de 30 barcos en el mismo Océano Índigo para apoyar operaciones regionales; puestos militares y de la CIA sobre varios frentes, para la campaña contra los militantes de Somalia, incluyendo operaciones de inteligencia, agentes de entrenamiento, una prisión secreta, ataques de helicópteros, e incursiones de comandos especiales USA; masiva afluencia de dinero en efectivo para las operaciones de lucha contra el terrorismo en el este de África; guerra aérea al viejo estilo, al parecer, llevada a cabo a escondidas en la región con aviones tripulados; decenas de millones de dólares en armas para tropas mercenarias y aliadas en África; y la expedición de fuerzas especiales enviadas para buscar, capturar o matar a Joseph Kony, el líder del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) y sus altos mandos. Y todo esto aparece al sólo arañar la superficie de los planes y actividades de Washington en su rápida expansión en África.

Camino a todo el Continente

Después del 11 de septiembre, las fuerzas militares de EE.UU. se instalaron de manera significativa en tres regiones principales: Sur de Asia (sobre todo Afganistán), Medio Oriente (Irak principalmente), y Cuerno de África. Hoy en día, los EE.UU. reducen su presencia en Afganistán y están dejando Irak. África, sin embargo, sigue siendo el espacio de expansión para el Pentágono. EE.UU. está involucrado, directa o indirectamente, en operaciones militares y de espionaje en contra de una creciente lista regional de enemigos: al-Qaeda en el Magreb islámico (Norte de África); el movimiento islamista Boko Haram, en Nigeria; militantes posiblemente vinculados a al-Qaeda en la Libia del post-Gadafi; la criminal organización LRA de Joseph Kony, en la República Centroafricana, en Congo y en el Sur Sudán; los rebeldes islámicos de la Dine Ansar, en Malí; los Al-Shabaab, en Somalia; y guerrilleros de Al Qaeda en la Península Arábiga del Golfo de Adén (Yemen).

Drones de Estados Unidos salen desde los aeropuertos de Arba Minch (Etiopía) y de las Islas Seychelles (Océano Índico); drones y caza-bombarderos F-15 operan a partir del campamento Lemonnier a servicio de los militares USA y de la CIA en Yemen y Somalia. Los aviones de espionaje, utilizados para misiones sobre Malí, Mauritania y el desierto del Sahara, despegan también partiendo desde Ouagadougou (Burkina Faso), y hay informes sobre planes de obras para una base similar en la recién nacida nación del Sur Sudán.

Fuerzas especiales de intervención estadounidenses están situadas a lo largo de una línea operativa del continente aún más fluida: en Djema (República Centroafricana), en Nzara (Sur Sudán) y Dungu (República Democrática del Congo). Los EE.UU. han tenido tropas desplegadas en Malí, aunque tras el golpe de Estado hayan ahora oficialmente suspendido las relaciones militares con ese país. La Marina de los EE.UU. tiene un lugar de operaciones avanzado, conocida como Campo Gilbert, en Dire Dawa (Etiopía), operado principalmente por el Batallón Constructores (Seabees), el personal de Asuntos Civiles y unas fuerzas con funciones de protección. Además de Camp Lemonnier, los militares USA mantienen en Djibouti otro puesto avanzado -es una instalación militar portuaria que todavía no tiene ni siquiera nombre.

Y eso sigue siendo sólo una parte de la historia. Las tropas estadounidenses están trabajando en bases en el interior de Uganda, entrenando soldados ugandeses de la Fuerza de Defensa Popular de Uganda, que ejecuta misiones en la República Centroafricana y también en Somalia, como fuerzas apoderadas de EE.UU., contra los militantes islámicos conocidos con el nombre de al-Shabaab. En primavera, los marines de SPMAGTF -12 (Special Purpose Marine Air Ground Task Force 12) entrenaron soldados de la Fuerza de Defensa Nacional de Burundi (BNDF), el segundo contingente en tamaño presente en Somalia. En abril y mayo, los miembros de la Task Force Raptor de la Guardia Nacional de Texas participaron en una misión de entrenamiento con las fuerzas nacionales del Burundi. En febrero, la SPMAGTF-12 envió instructores a Djibouti para trabajar con una unidad elite local del ejército, mientras que otros marines viajaron a Liberia para formar en técnicas de control de disturbios a los militares de Liberia con el objetivo de reconstruir esa fuerza en el país. EE.UU. está llevando a cabo entrenamiento y equipamiento de militares contra el terrorismo en Argelia, Burkina Faso, Chad, Mauritania, Níger y Túnez. En su plan operativo de 2012, AFRICOM tiene previstos 14 grandes ejercicios conjuntos de formación, incluyendo operaciones en Marruecos, Camerún, Gabón, Botswana, Sudáfrica, Lesotho, Senegal y Nigeria.

El tamaño de las fuerzas estadounidenses que operan en estos ejercicios conjuntos son fluctuantes; el promedio es de aproximadamente 5.000 militares y personal del Departamento de Defensa USA activos sobre el continente” en todo momento.

Air África

El Washington Post reveló que, por lo menos desde 2009, la “práctica de contratar empresas privadas, para espionaje sobre grandes extensiones del territorio africano..., ha sido una piedra angular en las actividades secretas de los militares de EE.UU. en el continente”. Los aviones turbo-hélice lucen inofensivos, pero están repletos de sofisticados equipos de espionaje. El Pentágono canceló un programa de drones (llamado Tusker Wing) pero ha gastado millones de dólares para modernizar el aeropuerto civil en Arba Minch (Etiopía) y hacer posible que de allí los drones pudieran despegar para sus misiones. De los 3.300 aeropuertos identificados en el continente, la Fuerza Aérea ha estudiado 303: de ellos, la mitad no soporta el peso de los aviones de carga C-130 que son los más usados por los militares de EE.UU. para el transporte de tropas y material. Cuando resultó imposible para los C-130 utilizar el campo de aviación de Gulu (Uganda), tuvieron que gastar unos 3 millones de dólares extra para usar helicópteros Chinook.

Las autorizaciones diplomáticas y las restricciones en los aeropuertos cuestan tiempo y dinero al Pentágono para poder usar sus aviones militares, y a menudo despiertan iras y sospechas en los locales. Una solución, entonces, se abre camino: la subcontratación. El Mayor de la Fuerza Aérea, José Gaddis, en un reciente artículo aparecido en Army Sustainement, ha escrito: “En lugar de utilizar transporte aéreo militar para mover los equipos hacia y desde el lugar de los ejercicios conjuntos, los organizadores utilizan proveedores de carga comerciales”. “Esto ha proporcionado ya los servicios necesario con entrega de puerta a puerta y ha eliminado la necesidad de personal adicional para hacer transitar los equipos a través de zonas de carga y aduanas”.

La gran expansión

Documentos militares de contratación revelan que hay planes de inversión hasta de 180 millones de dólares o más por infraestructuras en el solo Camp Lemonnier y crear así 54.500 m2 de pistas de rodaje “aptas para aviones medios de carga” y obtener un área de 185.000 m2 para estacionar aviones de combate. Hay planes para erigir estructuras modulares de mantenimiento, hangares e instalaciones de almacenamiento para municiones: todo en vista de la expansión de complejas guerras secretas en África. Otros documentos de contratación sugieren que, en los próximos años, el Pentágono invertirá hasta 50 millones de dólares en nuevos proyectos en Camp Lemonnier, en el Camp Simba del Kenya, y en otros lugares no especificados de África. Los pedidos de otros materiales sugieren, además, que habrá futuras construcciones militares en Egipto y también en Djibouti. De los documentos militares se conoce que estructuras operativas, por un costo de 450.000 dólares, fueron erigida el año pasado en la base USA de Entebbe (Uganda): para el Pentágono, la grande expansión en África ha solo comenzado.

La lucha por África

En un reciente discurso en Arlington (Virginia), el general Carter Ham, comandante de AFRICOM, ha explicado las razones de todas estas operaciones en África: “El imperativo absoluto para nuestros militares es proteger a los EE.UU., a los estadounidenses y a sus intereses... de las amenazas que puedan surgir en el continente africano”. Es decir: Luchemos contra ellos en sus países y así no será necesario defenderse de ellos en casa nuestra. Este ha sido el eje de la política exterior de los USA durante décadas, pero de manera especial a partir del 11 de septiembre.

Sin embargo, tratar de aplicar soluciones militares a los complejos problemas políticos y sociales, lleva a consecuencias imprevistas. Por ejemplo, el año pasado, EE.UU. apoyó la guerra en Libia, lo que dio lugar a que numerosos mercenarios Tuareg recibieran armas; estos, después de haber sostenido el autócrata libio Muammar Gadafi, regresaron a Mali, donde contribuyeron a desestabilizar el País. Por ahora, los resultados ya han sido: un golpe militar dado por un oficial formado por EE.UU.; la toma de control de unas regiones de Mali por las milicias del Movimiento Nacional Tuareg para la Liberación de Azawad; y que otras regiones del país estén bajo el control militar de las fuerzas irregulares de Ansar Dine, el último “afiliado” de al-Qaeda que los USA tienen en la mira. Una intervención militar, en otras palabras, llevó, en un país vecino, a tres graves efectos boomerang en un solo año.

Con la administración Obama, claramente comprometida en el nuevo asalto del siglo XXI a África, la posibilidad que se superpongan sucesivas oleadas de efectos boomerang crece exponencialmente. Malí puede ser sólo el principio y nadie puede predecir cómo terminará todo esto: mantengamos los ojos abierto, en África los militares USA serán noticia en los años que vienen.

Nick Turse
07.18.2012
Para el texto integral inglés vease: http://www.tomdispatch.com/post/175567/
http://www.jpic-jp.org/85-es.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...