BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:

BIBLIOTECA NACIONALPERONISTA al fondo:
BIBLIOTECA: hacer clik en la imagen

miércoles, 4 de julio de 2012

“EL DOMINIO SIONISTA EN ARGENTINA”

por ERNESTO DAMIÁN SÁNCHEZ ANCE

Mi fotoEn Jerusalén existe un sitio llamado Sión, que da nombre al movimiento que se conoce como Sionismo. Este movimiento político internacional nace con el objetivo de que los judíos dispersos por todo el mundo tengan su estado nacional en Medio Oriente, mas precisamente en el sitio que ellos sostienen que pertenece históricamente a los judíos.

Cumplido el objetivo inicial, el Sionismo se propone, y logra, el dominio de Israel en Medio Oriente, afianzado en la hegemonía que a nivel mundial ejercen sus financistas.

El Sionismo ha experimentado muchas ramificaciones, pero es indudable que a pesar de ello domina a los más importantes estados de la Tierra, como los Estados Unidos de América, que ha dejado de ser una nación para convertirse en el gendarme del Sionismo a nivel mundial.

Hay que ser claro y terminante en ciertos aspectos. No por ser judío se es sionista, habiendo muchos judíos antisionistas. Del mismo modo existe gente que, aunque no descienda de judíos ni practique su religión es prosionista.

El Sionismo, que logró crear el estado de Israel poco tiempo después de la II Guerra Mundial, pero que por una cuestión estratégica no “superó” la diáspora, es responsable de millones de muertes en Medio Oriente con la complicidad de la O.N.U, que nada hace para que Israel cumpla las resoluciones emanadas de su seno.

La creación política del Sionismo, Israel, es un estado que atropella la soberanía de otros estados nacionales, como sucedió en 1960, cuando en Buenos Aires el Mossad secuestró a Adolf Eichman, violando nuestra soberanía, y sin que la comunidad internacional repudiara esta afrenta. Al respecto, en 1969, decía Walter Beveraggi Allende en “El Dogma Nacionalista”:

“siendo presidente de la Nación el Doctor Arturo Frondizi, un grupo comando israelí secuestró en nuestro país al ex jefe de laGestapo alemana, general Adolfo Eichman; lo abordó en un avión especialmente preparado al efecto; lo trasladó a Israel; lo juzgó de manera enteramente discrecional y lo ejecutó como supuesto “criminal de guerra”. El Estado de Israel asumió íntegra y oficialmente la responsabilidad del acto pirata ejecutado en nuestro territorio y se ufanó mundialmente de su aptitud para hacerse justicia por sus propios recursos, sin intentar siquiera un pedido de explicación o de disculpa del Estado Argentino, gravemente lesionado en su soberanía por una incursión de bandas armadas extranjeras en su propio territorio”.

También, en la primera mitad de la década de 1990, Buenos Aires fue escenario de dos atentados contra objetivos judíos. En estos quedó demostrado el poder de Israel en nuestro país, instalándose en Buenos Aires su ejército, sus servicios de inteligencia, pretendidos socorristas y distintas organizaciones sionistas, con la venia del gobierno menemista y la pasividad de nuestras FF.AA. y de nuestros servicios de inteligencia, que quedaron como estúpidos ante el mundo porque al parecer no estaban capacitados para investigar quien puso una bomba. Menem, quien nos transformó en estropajo de los EEUU cuando la guerra de Irak, logró que nuestro país, ajeno a una guerra de la que no era parte, sufra los coletazos de una disputa internacional de dos civilizaciones que nada tienen que ver con la nuestra. Con respecto a los atentados de Buenos Aires, dice Norberto Ceresole en “La Falsificación de la Realidad”:

“Son dos los atentados macroterroristas ocurridos en la Ciudad de Buenos Aires, ambos contra instituciones judías. El primero de ellos fue una implosión. Una comisión técnica designada por la Academia Nacional de Ingeniería demostró, por encargo de la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina, que la explosión que demolió el edificio de la Embajadade Israel en la Argentina, el 17 de Marzo de 1992, produciendo 29 muertos y una gran cantidad de heridos, ocurrió dentro del propio edificio; mas concretamente en la planta baja del mismo. Por lo tanto es muy difícil pensar que la motivación política del atentado sea ajena a la crisis intrajudía, que afecta con mucha intensidad a la sociedad israelí, en especial desde los inicios del llamado “plan de paz”.

Además se hace imposible imaginar a un “terrorista árabe” introduciendo un paquete de explosivos equivalente a unos 3 metros cúbicos sin que los agentes del Shin Beth, custodios del edificio, se enteraran. No olvidemos que en esos momentos gobernaba Israel el partido Likud en coalición con los partidos religiosos, por un lado, y con el partido Laborista, por otro. Naturalmente dentro del gobierno y del grupo negociador judío existían serias disidencias.

Todos los datos fiables que existen al día de hoy señalan que el segundo atentado, ocurrido el 18 de Julio de 1994, también fue una implosión que demolió asimismo un enorme edificio en pleno centro de Buenos Aires, donde funcionaba la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina, y de otras organizaciones sionistas, como la Histadrut, que eran totalmente favorables al desarrollo del “plan de paz”. En este segundo atentado murieron 86 personas y más de 100 quedaron heridas.

En ambos casos existen sendas investigaciones judiciales, que aún no han dado resultados tangibles, a excepción del dictamen técnico antes mencionado. Se sabe, sin embargo, que al juez actuante del caso de la Embajada, que era asimismo Presidente dela Suprema Corte de Justicia, le fue vedado durante años el ingreso al predio que ocupaba la Embajada, por considerar, los embajadores de aquellos tiempos, que al tratarse de “territorio israelí”, las investigaciones debían ser realizadas por personal israelí…Esa situación, que, repetimos, duró varios años, le fue muy útil a la inteligencia exterior israelí (Mossad) que propagaba su falsa y específica versión del atentado. El dictamen técnico elaborado por inobjetables científicos de la Academia Nacional de Ingeniería, por encargo de la Corte Suprema de Justicia, que se incorpora en la causa recién el 19 de septiembre de 1996, demolió de manera definitiva las absurdas teorías conspirativas propaladas por la alianza judío – norteamericana.

A las pocas horas de ocurrido el segundo atentado (la implosión de la AMIA, ya con el gobierno laborista en Jerusalén) los gobiernos israelí y norteamericano propagaron la noticia, a todo el mundo, de la culpabilidad de Irán y de Hezbollah en el suceso. Es así que el gobierno y la justicia argentinos, con una intromisión directa y descarada de la Embajada de Israel, impulsan las investigaciones que hasta el momento han producido algunos detenidos, aunque a ninguno de ellos se le ha podido encontrar implicaciones ni directas ni indirectas con el hecho”.

**********

Sostener este tipo de afirmaciones, le significa a quien lo haga, ser injustamente acusado de “antisemita”. Creemos conveniente aclarar también quiénes son los semitas. Sin hacer un análisis pormenorizado del Antiguo Testamento, diremos que semitas fueron los descendientes de Sem, quien a su vez era hijo de Noé. Semitas fueron pueblos como el hebreo, el etiope, el árabe, y el arameo. Por lo tanto, no puede decirse que solamente los judíos y hebreos hayan sido semitas. Semita es un término tan abarcativo como decir indígena americano. Decir semita puede ser tan impreciso como decir europeo. Así, del mismo modo que existen profundas diferencias entre un tehuelche y un aymara, ambos son indígenas americanos; de la misma manera que no es lo mismo un escocés que un catalán, ambos son europeos; como también fueron semitas un hebreo y un árabe. Y nos preguntamos cuántos de aquellas comunidades semitas de los tiempos bíblicos se mantienen racialmente puras en la actualidad. Por lo tanto, personalmente considero que los términos antisemita y antisemitismo, para referirnos a actos de antijudaísmo son impropios.

Aclarados los términos semita y semitismo, como “antisemita” y “antisemitismo”, diré a quienes se considera judíos. Los judíos son descendientes de los antiguos israelitas y de aquellos que se fueron convirtiendo a lo largo de los milenios a la religión judía. La religión es un elemento casi fundamental para denominarse judío. Se considera judíos a los descendientes de los antiguos israelitas, herederos de su legado histórico y cultural, practiquen o no su religión. Pero también se llama judíos a aquellos no descendientes de los antiguos israelitas, que se han convertido a la religión judía. Así, en nuestro país, hay gente que, descendientes de criollos y formados enla Fe Católica, se convirtieron al Judaísmo.

**********

La propaganda sionista en nuestro país es muy importante. Si bien es innegable que en la Alemania Nazi se persiguió a un importante número de judíos, está instalada en el común de la gente la idea de que los nazis mataron a 6 millones de judíos. Quien tenga la osadía de pensar que las cifras son menores, será considerado un xenófobo “antisemita”, y aquel que denuncie los atropellos que Israel comete matando mujeres y niños palestinos que solo pueden defenderse a hondazos, será considerado un simpatizante del fundamentalismo árabe-islámico. Quienes sostienen que Israel creó la industria del Holocausto, son calificados de admiradores de Adolf Hitler, como también quienes sostenemos que el Sionismo siempre ha estado interesado en ocupar la Patagonia. Leamos esta esclarecedora cita de Jacques Zoilo Scyzorik al respecto:

“Vemos, pues, que “La Tierra Prometida a Israel” es una mentira más que inventó el “JUDÍO ERRANTE” de antaño y explota el SIONISMO de hoy para legitimar el asalto, la ocupación, el latrocinio y los asesinatos en masa perpetrados en los tiempos bíblicos, contra los pacíficos cananeos, y hoy contra sus descendientes los árabes; y mañana… ¿Quién será su próxima víctima propiciatoria?”...”Teodoro Herltz, el fundador del Sionismo y artífice del “Estado Judío”, ya en 1896 dirigía su mirada hacia la Argentina. Decía: “La Argentina es, por naturaleza, uno de los países más ricos de la tierra, de inmensa superficie, población escasa y clima templado. La República Argentina tendría el mayor interés en concedernos una porción de tierra. La actual INFILTRACIÓN de los judíos ha provocado disgusto: habría que explicar a la Argentina la diferencia radical de la nueva emigración judía”… “Vemos que el jefe del Sionismo en el siglo pasado (siglo XIX) reconocía que hubo INFILTRACIÓN de judíos en la Argentina. En el lenguaje geopolítico, “infiltración” significa INMIGRACIÓN CLANDESTINA, que tiene por objeto OCUPAR SISTEMATICAMENTE un determinado territorio para anexarlo a otro país o proclamar su propio estado en él en reemplazo del estado existente”… “El caso de “ANDINIA” que últimamente fue denunciado con valentía por el eminente patriota y luchador nativista, el doctor WALTER BEVERAGGI ALLENDE, es la mejor prueba de que los SIONISTAS en Argentina tienden a materializar el PLAN GEOPOLÍTICO de conquista territorial trazado por Teodoro Herltz en la histórica conferencia de Basilea, Suiza, en el año 1897”.

(Extraído del libro DON JACQUES ZOILO SCYZORYK EL PATRICIO OLVIDADO, Pág. 222, de Víctor Raúl Scyzorik. EDICIONES REINA ISABEL LA CATÓLICA, Bs. As., 2005)

**********

El Plan Andinia al que se refiere Scyzorik, fue un folleto difundido por Walter Beveraggi Allende en 1969 en el que se denuncia el plan sionista de dominación de un vasto territorio del sur argentino en base a datos proporcionados por miembros de la mismísima colectividad judía. Sostiene Marcos Ghio que:

“Nosotros tuvimos ocasión de debatir el tema con el mismo y podemos atestiguar de acuerdo a sus dichos que tal obra le fue provista por personas provenientes de la colectividad judía … puedo asegurar que Beveraggi Allende tuvo como colaboradores estrechos a muchos miembros de tal colectividad. Por ejemplo cuando la DAIA lo querelló por difamación, él lo tuvo como abogado defensor al ciudadano de origen judío Isaac Damski. Además mantuvo una muy estrecha vinculación con un escritor judío radicado en Córdoba de quien difundió diferentes obras que denunciaban el accionar del sionismo. Se trata de Zoilo Czysorik … Por otra parte me consta que ha sido una práctica de ciudadanos de origen judío denunciar a sus semejantes acudiendo a publicaciones antisemitas debido a que suponían que las mismas le darían gran cabida a sus denuncias”.

(http://www.juliusevola.com.ar/El_Fortin/32_1.htm).

**********

Walter Beveraggi Allende fue uno de los más valientes luchadores antisionistas de nuestro país. En la época en que se hablaba de la Sinagoga Radical, se expresaba en el Periódico Patria Argentina Nº 5 de la siguiente manera:

S.M. de Tucumán, 20 de febrero de 1987

Mentiroso Presidente Alfonsín

El 13 de febrero último el Dr. Alfonsín acusó a los críticos de su gobierno de realizar una oposición “banal y trivial”, así como de no ofrecer propuestas o soluciones alternativas.

Una vez más, el presidente miente sin ningún recato. Por que ha recibido serias y reiteradas propuestas destinadas a modificar la ruin política económica que viene aplicando desde que asumiera el cargo.

Yo le he señalado, por ejemplo, desde mi cátedra de Economía de la Universidad de Buenos Aires, la necesidad y posibilidad de implantar una POLITICA MONETARIA de CREDITO BANCARIO “ABUNDANTE Y BARATO”, con destino productivo, con la cual podría reactivarse de inmediato nuestra maltrecha producción, sin necesidad de prestamos o inversiones extranjeras de ninguna naturaleza.

También miente el Secretario de Hacienda, Mario Brodersohn, cuando sostiene que “si la Argentina no obtiene el préstamo de 2.150 millones de dólares de la Banca Internacional no se lograra el crecimiento de la economía del 4% (La Gaceta, S.M. de Tucumán, 21/2/87, Pág. 1)

Es absolutamente falso que nuestra recuperación económica dependa de la afluencia de capital o prestamos extranjeros y ni siquiera que dicha reactivación estaría subordinada al consentimiento de reales o presuntos acreedores extranjeros y al beneplácito del Fondo Monetario Internacional.

Todo esto lo he explicado y demostrado en documentación que le he remitido al Presidente desde antes de asumir al cargo, incluyendo mi libro, “Teoría Cualitativa de la Moneda”.

Y si no me ha prestado atención o brindado la oportunidad de demostrar tales circunstancias públicamente, ello no se ha debido a la falta de consistencia de mis propuestas o de nivel técnico para expresarme, sino a la sencilla razón de que el presidente Alfonsín, su Secretario de Hacienda, Mario Brodersohn, su principal lenguaraz, el Dip. Cesar Jaroslavsky, y todo el elenco de colaboradores que lo acompaña, está absolutamente subordinado al PODER SIONISTA, manejado mundialmente desde Wall Street, con David Rockefeller y su sequito de banqueros internacionales a la cabeza.

Esto no es ningún exabrupto; lo he expresado ya públicamente en muchas oportunidades y ratificado en octubre ppdo., al querellar por calumnias e injurias ante la Justicia Nacional a la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas de la Argentina), máxima autoridad sionista que opera en nuestro país, señalando que este segmento de la satrapía mundial aludida pretende seguir calumniándome de “antijudío y antisemita”, para seguir eludiendo la consideración de las gravísimas imputaciones que vengo formulando contra el aparato económico-financiero que ella representa y en razón de la despiadada agresión que este viene perpetrando contra nuestra Patria, gracias a la complicidad que le brindan colaboradores locales como el Presidente Alfonsín o como Martínez de Hoz y su escolta militar del “Proceso de Reorganización Nacional”.

Fecho esta declaración publica el 20 de febrero de 1987, aniversario de la gloriosa batalla de Salta, y aprovecho con tal motivo a convocar a mis compatriotas para asumir de una vez por todas la vigorosa defensa de la Nación, contra toda la cáfila de traficantes y traidores que la mantienen conculcada, pues no se trata ya de respetar falsas instituciones democráticas, sino de restaurar por los medios que sean, los derechos del pueblo argentino a la subsistencia física, al trabajo honrado y a la MORAL CRISTIANA, que constituye nuestro acervo espiritual tradicional.

¡DIOS Y PATRIA…O MUERTE!

Walter Beveraggi Allende

**********

Un hecho de la historia argentina mas reciente que merece ser revisado, es lo sucedido en 1955, cuando según la historia oficial, hordas peronistas cargadas de odio contra la Jerarquía eclesiástica poco tiempo antes de caer Perón, incendiaron algunos templos católicos de Buenos Aires. No diremos que el Peronismo nada tuvo que ver con estos hechos, ya que sí hubo sectores peronistas involucrados en este atropello, mas no fue la masa peronista, por cierto, bastante católica. Estos atropellos, según Scyzorik fueron planificados por sectores sionistas:

“La Organización Israelita Argentina (OIA) colateral de la D.A.I.A. sionista y de la A.M.I.A. financiaba, en los últimos tiempos de su actuación, al GRUPO ALIANCISTA orientado y dirigido por el señor Patricio Kelly. Y ha sido precisamente la Organización Israelita Argentina, la que en la noche del 16 de Junio de 1955, ordenaba y manejaba al mismo Patricio Kelly, a John William Cook y a Angel Borlenghi, para que incendiasen y profanaran en la Argentina todas las Iglesia Históricas de la Fe Católica”.

(JACQUES ZOILO SCYZORIK: “Invasión Sionista” (Pág. 67). Editorial CONTINENTE INDOAMERICANO. Bs. As, 1970).

**********

Y si hablamos de historia argentina de los últimos años, analicemos estas expresiones de Norberto Ceresole referidas a la presencia judía en los grupos marxistas que azotaron a la población argentina en la década de 1970:

La restauración democrática en la Argentina tuvo un objetivo prioritario: «desmilitarizar a la sociedad». Ello era urgente porque el «mundo occidental» no quería más sustos como el de Malvinas: una clásica guerra justa, además de necesaria.

Como cobertura de la desmilitarización se inventa el «holocausto argentino», que pretende eliminar el análisis objetivo de la realidad reemplazándolo por un Mito. Se empleó la misma exitosa tecnología ya utilizada en la construcción del Mito de la «culpabilidad alemana» (que tuvo por objetivo principal ocultar la más grande salvajada cometida en el siglo XX: la expulsión a sangre y fuego, entre 1947 y 1949, de 1 millón de palestinos de sus tierras y de sus hogares).

La realidad pura y simple es la siguiente. En la Argentina había un régimen social y político injusto y opresivo. Como en casi todos los países del mundo. Pero a diferencia del mundo llamado tercero, en aquella época, sólo 1 de cada 10 argentinos estaban por debajo del nivel de pobreza. Cada tanto algún niño se moría de hambre en alguna remota provincia. Tomando como bandera casos tan lamentables como singulares el bando «progresista» toma la decisión de desatar una guerra civil. Esa decisión de la guerrilla fue activamente apoyada por la Inteligencia cubana (pero no por la soviética). Luego allí hubo bajas en ambos bandos, y al final ambos perdieron.

Los militares establecidos cumplieron fielmente el rol asignado por la estrategia norteamericana durante la guerra fría: eliminar al «agresor comunista». Sin duda alguna cometieron «excesos» en la represión de una agresión previa. Pero lo peor es que fueron cómplices —algunos involuntarios— de un proceso que terminó aniquilándolos a ellos mismos. La «economía de mercado», que introducen a la fuerza, destruye, casi en primer lugar, a la industria militar y a los desarrollos tecnológicos nacionales (en especial los nucleares y los misilísticos) que eran los verdaderos enemigos del mundo global en la región. Al final lo que comienza como represión militar deviene en indefensión nacional, que es la otra cara de la llamada «explosión de la pobreza»: hoy 1 de cada 3 argentinos vegetan por debajo del nivel de subsistencia. Pero eso sí, en «democracia». Muchos niños y adultos mueren de hambre todos los días aún en las zonas «ricas» del país.

Desde el punto de vista de los intereses argentinos la de Malvinas fue una guerra de legítima defensa … pero fue conducida con cobardía estratégica dentro de los marcos del mundo bipolar de la época. Desde su comienzo, y durante su transcurso, numerosos voces se alzaron en defensa del imperialismo británico. Algunos sostuvieron que las fragatas británicas tenían por objeto «restaurar la democracia» en la Argentina.

En la actualidad muchos de esos traidores de entonces elaboraron una versión específica del «holocausto argentino» (oficialmente unas 11.000 víctimas en total, contando los muertos de ambos bandos). Según ellos, la dictadura militar tuvo por objeto realizar «la mayor matanza de judíos y la mayor persecución antisemita registrada desde la segunda guerra mundial» »Entregaron a Garzón pruebas de la persecución a judíos». «El rabino Daniel Goldman... explicó que aunque los judíos eran sólo el uno por ciento de la población argentina, representaron el 12 o 13 por ciento de los torturados, asesinados o desaparecidos». «El episodio genocida antisemita de la Argentina no contiene elementos sustancialmente diferentes de los que en otras dimensiones y ámbitos emergen en los programas zarista y estalinista y en la alemania hitleriana».

Si estas informaciones que aportan las organizaciones judías son ciertas, y muy probablemente sean ciertas, significa que los judíos tenían una extraordinaria representación en las organizaciones armadas irregulares: la «guerrilla» en la Argentina de aquellos años era predominantemente judía, según inobjetables fuentes judías del presente. Estaban representados por un porcentaje en todo caso muy por encima de su representación social global, que nunca excedió el 2% de la población («1296 judíos fueron asesinados, lo que supone un 12,43 por ciento del total de las víctimas...»).

Este dato oficial de las organizaciones judías (esta altísima participación de judíos en los grupos «guerrilleros») puede y debe ser interpretado, también, en el sentido de que existe una muy alta probabilidad de que la desestabilización terrorista haya sido obra, sobre todo, de una conspiración finalmente orientada a anular la capacidad de control del Estado nacional sobre el territorio y la sociedad argentina.

(NORBERTO CERESOLE: “Caudillo, ejército, pueblo. La Venezuela del presidente Chávez”).

**********

El siguiente es el texto de una carta que envié el día 23 de Julio de 2006 al diario La Gaceta de la Provincia de Tucumán. La misma nunca fue publicada en la sección Carta de Lectores de este diario:

“En el día de la fecha, La Gaceta publica los pormenores de una reunión entre los Señores Jaime Salamon (DAIA), y Pedro César Bujazha (Asociación Libanesa de Tucumán), quienes en representación de sus asociaciones dan a conocer sus puntos de vista con respecto a la triste realidad de Medio Oriente, región en la que dicho sea de paso, aún se persigue a los cristianos.

No voy a analizar en la presente si Israel es un estado terrorista aliado del principal genocida de la actualidad (Bush), o si el Líbano es un nido de terroristas islámicos. No analizaré si Israel tiene o no derecho a asesinar a cientos de personas inocentes como acostumbra hacer o si los árabes más extremistas tienen razón cuando afirman que el Estado de Israel debe ser destruido, ya que si bien no son problemas menores en Política Internacional, como tucumano y argentino que se identifica con su Patria y no con los países de donde pudieron haber emigrado sus abuelos, diré que más me preocupan los alarmantes problemas de desempleo, educación, seguridad, salud, desnutrición y drogadicción que existen en mi única Patria: Argentina.

Sí voy a referirme en la presente a algo que es también preocupante: nuestra falta de identidad.

Esta nota de La Gaceta es el más claro ejemplo de cuan desarraigados de nuestra tierra están amplios sectores de nuestra sociedad, que se identifican con los países de sus antepasados y dicen sentirse argentinos. No señores. Se es argentino, o se es israelita o libanés, pero no ambas cosas. No se pueden arrodillar ante dos banderas. Ese fue el motivo de que en la década de 1990, Buenos Aires haya sido el escenario de dos atentados terroristas, ya que sin que la Argentina sea un país con mayoría judía ni árabe, la ausencia de una política exterior alejada de una posición equidistante entre países que nada tienen que ver con el nuestro, y la preocupante identificación con estados extranjeros de algunos habitantes de nuestra Patria que no se sienten argentinos en un cien por ciento, llevaron a que muchos argentinos inocentes murieran en dichos ataques terroristas.

Compatriotas, nuestra Patria nació bajo el Sagrado Signo de la Cruz. No dejemos que nos sigan dividiendo en un enfrentamiento de dos civilizaciones con las cuales nuestro país, gracias a Nuestra Madre la Virgen de las Mercedes, Protectora de nuestra Patria en Tucumán, no tiene nada que ver”.

Un año después, la Agrupación Nacionalista AYOHUMA, difundió otro comunicado:

San Miguel de Tucumán, 19 de Julio de 2007

El diario La Gaceta, de Tucumán, informa con respecto al homenaje a las víctimas del atentado de la A.M.I.A, que “El acto central en Tucumán tendrá lugar a las 13, frente a la estatua de la Libertad, en la plaza Independencia. Y los semáforos permanecerán en rojo durante un minuto, a partir de las 9.53, hora del atentado.

El rabino Salomón Nussbaum solicitó que la gente suspenda sus actividades y que los conductores detengan sus vehículos y bajen de ellos al escuchar las sirenas, para unirse al pedido de justicia”. “a las 9.53, los semáforos permanecerán en rojo durante un minuto y al mismo tiempo sonarán sirenas de bomberos, de ambulancias y de las industrias en la ciudad y en otras partes del país”.

Desde la Agrupación Nacionalista AYOHUMA, queremos expresar nuestro desacuerdo con las autoridades municipales y policiales de prestarse a esta iniciativa, de una colectividad que nunca mostró demasiado interés en asimilarse a nuestra cultura y que evidentemente representa los intereses de un estado terrorista como el de Israel.

No nos interesa si el crimen acaecido en la A.M.I.A ha sido perpetrado por algún grupo árabe o por la extrema derecha judía. No nos interesa saber si la explosión pudo haber venido del exterior del edificio o haber sido una implosión como algunos expertos sostienen. Solo nos importa formar parte de una nación que no se arrodille ante las potencias extranjeras ni ante la minoría judía que habita en nuestra Patria.

Sostenemos que el Estado Argentino tiene que mostrarse totalmente equidistante de Israel como de cualquier estado árabe en que se persiga a los cristianos y esclarecer la verdad de los hechos del 18 de julio de 1994 investigando todas las hipótesis, no solo las que le convienen al sionismo.

Nos hubiera parecido mucho mas acertado que las sirenas hubieran sonado y los semáforos se hubieran detenido para recordar a los veintidós niños criollos que en 2002 murieron por desnutrición en Tucumán y a Brian Ezequiel Villa, bebé de 7 meses, muerto por desnutrición en grado 3, bajo la gestión del Gobernador Alperovich.

NI ISRAELIES, NI ARABES… NI JUDIOS NI MUSULMANES…

SOMOS ARGENTINOS, HISPANOAMERICANOS Y CATÓLICOS

**********

El sitio web Metapedia sostiene que el MOSSAD es una de las Agencias de Inteligencia de Israel, cuyo ámbito es todo el mundo fuera de los límites del país. Formada en 1938, su propósito inicial fue el transporte de los judíos hacia Palestina. Esta organización está envuelta con asesinatos, secuestros ilegales y operaciones terroristas”. Su presencia en Tucumán, es motivo de muchos comentarios y obedecería a los servicios que presta al gobierno de Alperovich. Incluso hay quienes sostienen que, en San Miguel de Tucumán, se hospedan en el Hotel República, en la calle Rivadavia 71. El periódico digital alternativo “Kaos en la Red”, de orientación marxista, en un artículo que lleva por título “EL SERVICIO SECRETO HEBREO MOSAD OPERA EN TUCUMÁN”, que por una cuestión de espacio reproducimos fragmentadamente, afirma lo siguiente:

“Hace algo menos de un año en este mismo espacio advertimos del significado de la presencia del Mosad en Tucumán que según las informaciones de la prensa de aquel momento vino a entrenar al grupo CERO por gestión del entonces senador JoséAlperovich.

Posteriormente, cuando se conoció la conformación del Ministerio de Seguridad advertimos que se trataba de una estructura finalmente destinada a la inteligencia política. En los últimos meses y ante varias denuncias de intimidaciones a organizaciones políticas y gremiales consideradas opositoras, analizamos que se trataba en realidad de una operación de la línea de conducción informal de la policía provincial que de esta manera notificaba al poder formal de su “independencia” y “fidelidad” a la pirámide de autoridad oculta que existe desde hace años en la fuerza de la provincia.

Ahora, por medio de un pedido de informes del legislador Alejandro Sangenis, se conoce públicamente el Decreto 344/1 del 14 de Noviembre de 2003, Expte. Nº 2214/110-D- 2003 mediante el cual se contrata los servicios de una organización privada de inteligencia. Según reza el decreto para “servicios de seguridad e inteligencia en el despacho del titular del Poder Ejecutivo y en dependencias de la Gobernación, como así también en la sede de la Representación Oficial de la Provincia en la Capital Federal”.

Se trata delafirma SIA, Security and Intelligence Addvising, con domicilio Avda. Gral. Indalecio Chenaut Nº 1793, ciudad de Buenos Aires, una organización paramilitar internacional conformada por agentes del Mosad, el servicio secreto del Estado de Israel ... Operaciones del Mosad no son nuevas en Latinoamérica. Agentes del Mosad han tenido responsabilidad directa en el tráfico de armas a Ecuador, Panamá y Colombia y actualmente operan en Venezuela para derrocar a Hugo Chávez…

El Mosad es posiblemente la organización criminal más importante del planeta dejando incluso en segundo lugar a la popular CIA. Sus agentes son especialistas en técnicas de tortura, método “investigativo” que en Israel es legal en tanto se trate de árabes o palestinos. Es el único estado del planeta que se atrevió a legitimar la tortura por medio de resoluciones de su Suprema Corte de Justicia. Estos agentes son tenidos también como elevadamente entrenados y especializados en la falsificación de pruebas, documentos y hechos destinados a utilizarse en procesos judiciales para inculpar de cualquier delito grave a quien se considere “enemigo” si su carácter de tal no implicó violación de la ley alguna.

La SIA se describe a si misma como una organización dedicada a “asistir a nuestros clientes para que desarrollen exitosamente sus negocios en ámbitos complejos, y, así, permitirles controlar y erradicar todos los riesgos a través de la preparación de unportfolio en seguridad, inteligencia y protección que sea flexible y a su medida".

Los agentes entrenados por el Mosad como otros servicios de inteligencia, camuflan sus actividades en todo el mundo por medio de mercenarios, empresas fantasmas y sustitución de identidades como en el caso de Venezuela.

Existe todo un mercado internacional organizado de “seguridad e inteligencia” cuyos miembros incluyen a las agencias de inteligencia de la región. En ese mundo operan comerciantes, comisionistas, militares y ex-militares, y representantes de la industria armamentista como también grupos de irregulares, incluyendo los representantes de escuadrones de la muerte y narcotraficantes.

Esta organización fue la que en realidad entrenó al grupo CERO allá por Mayo de 2003 convocados por el entonces senadorAlperovich. Así lo propagandizan en su sitio de Internet...

Sin ninguna duda el aterrizaje de la SIA/Mosad en Tucumán tiene obviamente que ver con la condición de judío del gobernador. De otra forma no se explica que ante la desconfianza manifiesta en los organismos de seguridad del estado provincial por su “cadena de mandos” informal e independiente del poder político constituido, no haya recurrido a organismos nacionales como la Policía Federal o Gendarmería Nacional que cuenta con una división de inteligencia de buenos antecedentes. (http://www.kaosenlared.net/noticia/servicio-secreto-hebreo-mosad-opera-tucuman-argentina)

**********

También es notable el desprecio de ciertos elementos de la comunidad Judía hacia nuestra religión. Desempeñando mi oficio de Guía de Turismo y Excursiones Educativas, en 2003, tuve la desagradable experiencia de soportar una tremenda blasfemia de unos alumnos de un colegio judío de Buenos Aires. Luego de realizar mi parlamento en la Iglesia de Santa Rosa de Lima en Purmamarca, quedé conversando con una de las profesoras en el interior del humilde pero majestuoso templo, mientras veía que unos alumnos rezagados se reían a las carcajadas. Se reían porque unos “vivos” de esa delegación se persignaban y cuando decían amén se llevaban sus manos a los genitales en una falta de respeto gravísima a la Religión profesada por quienes hicieron desde los más distintos estratos la Patria en sangrientas batallas, en épocas en que sus antepasados judíos ni siquiera sabían de la existencia de las Provincias Unidas. Luego los escuché decir: “¿qué mierda tenemos que hacer en esta iglesia de indios?”. Una mujer avanzada edad, de raza colla, con su rostro agrietado por el viento quebradeño, era testigo de la blasfemia, y en ella yo veía ese odio que, en mi modesta opinión, tienen guardado algunos collas cuando los ofenden y que rara vez dejan que estalle. Me miraba a mí con un silencio cargado de resentimiento, al ver como en su templo y en su pueblito estos foráneos habían mancillado su religión y la dignidad de su gente. Mientras los alumnos del colegio judío compraban sus artículos regionales en la feria ubicada en frente al templo, y paseaban por la plaza, empecé a hablar con esta heredera de la cultura andina, que cuando me despedía me dijo una frase que me quedó grabada de por vida: “joven, usted es bienvenido, pero no traiga a esos changos que vienen a ofender a la mamita”. No sólo se habían burlado de la Señal de la Cruz, sino también de la Patrona del pueblo, Santa Rosa de Lima.

Pero si un grupo de neonazis hace destrozos en un cementero judío, algo que nos parece totalmente reprochable, ipso facto los medios de comunicación difundirán la noticia con titulares alarmistas. Pero hechos como el que relaté arriba no merecen ser tenidos en cuenta, porque es indudable que el Sionismo ejerce un dominio inocultable en nuestro país con la complicidad de los distintos grupos políticos y de los principales medios de comunicación. Ya lo decía Scyzorik décadas atrás:

“…el estado argentino en su conjunto se inscribe en la categoría de una unidad territorial tributaria y dependiente, sometida y controlada por una banda judeo–sionista internacional, quien le dicta la legislación interna, le supervisa la administración, le imparte directivas a la justicia, con total impunidad, sea con gobiernos partidocráticos constitucionales o con ciertos poderes de facto surgidos de determinados golpes de estado. Así vemos que en Argentina, las izquierdas revolucionarias, los centrismos liberales, los tradicionales conservadorismos, las derechas corporativas, los legalistas democráticos, los universitarios reformistas, los gorilas de 1955, los procesistas de 1976, y otros más, todos por igual danzan al compás de sus amos judeo–sionistas. La obediencia servil a la sinarquía por parte de la mal llamada dirigencia de la sociedad argentina, de rodillas al poder monetario judeo–sionista, conjuntamente con los grandes medios de comunicación de masas, configuran otro de los más evidentes signos de decadencia nacional.

(Extraído del libro DON JACQUES ZOILO SCYZORYK EL PATRICIO OLVIDADO, de Víctor Raúl Scyzorik. EDICIONES REINA ISABEL LA CATÓLICA, Bs. As., 2005)

Y como si con todo esto no bastara, hay que decir que hasta el mismo Vaticano es víctima de la intromisión sionista:

“Juan Pablo II tuvo la intención de beatificarla (a Isabel, la Católica) solemnemente en 1992… mas una violenta campaña judía y pro-judía logró de la Santa Sede la postergación del proyecto, según se anunció en Roma el 28 de Marzo de 1991, lo que inmediatamente motivó las felicitaciones del lobby judío, especialmente de la “Anti-Diffamation League of B’nai Brith”. Esta liga de antidifamación ha cometido una gran difamación frente a una de las más nobles figuras de la Cristiandad”.

(ALFREDO SÁENZ: “Isabel la Católica”. Gladius. Bs As, 2009).

Como no podía ser de otro modo, la Iglesia, en Tucumán, también se presta a la manipulación sionista. Reproducimos el siguiente comunicado de la Agrupación Nacionalista AYOHUMA, difundido a comienzos de 2007 con el título OTRA CLAUDICACIÓN DE NUESTRA JERARQUIA ECLESIASTICA:

La Gaceta del día 24 de Enero de 2.007 nos da la desagradable noticia de que en la Catedral de Tucumán se realizará una exposición sobre el Holocausto, propaganda sionista con la que pretende dejar al judío como único pueblo perseguido de la historia.

Esta exposición es organizada por la DAIA de Tucumán y ¡agárrense la cabeza! Por el Arzobispado de Tucumán. Sí. En esas oscuras profundidades ha caído nuestra jerarquía eclesiástica, justo cuando muchos historiadores están sacando a la luz que los 6 millones de judíos muertos por el Nazismo es un mito.

Sin pretender negar las persecuciones ni asesinatos de judíos que pudieron haberse producido en la Alemania Nazi, creemos que nuestros pastores no tendrían el coraje suficiente para permitir en nuestra Catedral una exposición sobre los atentados de la guerrilla marxista en nuestra provincia ni los asesinatos cometidos por la guerrilla maoísta en Perú ni muchos menos sobre la persecución y asesinatos de cristianos en Medio Oriente, ya sea en manos de judíos o musulmanes a lo largo de la historia, ni tampoco se animarían a poner una sola foto de los niños e indefensos ciudadanos palestinos y libaneses asesinados por Israel.

Nos da mucha tristeza decirlo, pero pensamos que nuestros pastores se ponen de rodillas ante la Sinagoga deicida.

AGRUPACIÓN NACIONALISTA AYOHUMA



Poco tiempo atrás, la Fe Católica sufrió un imperdonable atropello sionista (con la complicidad de nuestra nefasta Legislatura) en Tucumán. Fue la derogación del artículo de la Constitución Provincial, por el cual se oficializaba como bandera oficial de Tucumán, aquella que generó tanto malestar y resentimiento entre los enemigos del Catolicismo. Así nos expresábamos entonces:

“El 4 de Diciembre de 2008, la Legislatura provincial eliminó la Bandera de Tucumán. El único motivo de este atrevimiento es que en la bandera estaba la Cruz, la misma Cruz de Cristo que la mayoría de los integrantes de la colectividad judía odia más que a la Esvástica.

Desde el momento mismo de su creación, los enemigos de la auténtica Fe de los tucumanos (D.A.I.A., escritores “progres” y politiqueros, apoyados por supuestos católicos que no tienen conciencia que nuestra Patria nació bajo el Sagrado Signo de la Cruz y bajo el Celestial Manto de la Virgen María) pusieron el grito en el cielo porque decían sentirse “excluidos”.

Resulta redundante tenerles que explicar que en los orígenes de nuestra Nación no había judíos, ni musulmanes, ni budistas. Quienes dieron sus vidas en la sangrienta guerra por la independencia de nuestra Nación eran en su inmensa mayoría (por no decir en su totalidad) católicos, independientemente de su origen étnico.

Esta gente no tiene en cuenta que en la Batalla de Tucumán los soldados de Belgrano triunfaron gracias al auxilio de la Virgende las Mercedes; parecen olvidar que la inmensa mayoría de los tucumanos, argentinos e hispanoamericanos somos católicos.

Causa nauseas ver como, una legislatura conformada principalmente por católicos, elimina una bandera que representa la verdadera Fe de los habitantes de nuestra provincia. Y hay una razón que ningún medio de comunicación comenta. Todo esto es el resultado del dominio sionista en Tucumán, y de la obsecuencia de la mayoría inmensa de los legisladores para con el gobernador Alperovich y su señora, la Presidente del Partido Justicialista local, Beatriz Rojkes, integrantes de la comunidad judía de Tucumán.

También molesta la actitud de nuestra jerarquía eclesiástica que nada dijo ante este atropello, y de Fuerza Republicana, partido del que formaba parte el ex legislador Linares, autor del proyecto de creación de la bandera provincial aprobado unánimemente por la Legislatura en 1995.

Los legisladores de ese partido decadente, los hermanos Bussi, en ningún momento se expresaron en contra de la eliminación de la bandera, mal llamada por elementos anticatólicos “la bandera de Bussi”, por ser este ex gobernador, que defraudó la confianza de los tucumanos, quien la puso en vigencia.

Tucumanos, en nuestra provincia, y con el silencio de los curas, nuestra religión viene siendo pisoteada…todavía está fresca en nuestra memoria la destrucción que sufrió la imagen de la Virgen de Avenida Aconquija, y son permanentes las pintadas de grupos anticatólicos en los templos de nuestra ciudad capital. Imaginen, señores lectores, que pasaría si se cometieran estos atropellos contra edificios y cementerios de la religión judía.

Hoy eliminan la bandera, y de aquí a un tiempo pretenderán combatir la devoción por la Virgen de las Mercedes, no sin antes atacar al Arcángel Miguel, Patrono de San Miguel de Tucumán. Pero por el momento, los enemigos del Catolicismo tienen puesta su mente en otro episodio: el ataque a la Catedral tucumana cuando el Encuentro Nacional de Mujeres de 2009. Espero que para esta ocasión, Monseñor Villalba, quien mientras se eliminaba la bandera hablaba obviedades con Alperovich, exija al gobierno que ponga custodia en los templos católicos, porque en Tucumán la mayoría de los católicos están en una estúpida y cómoda posición de observar pasivamente los ataques contra la genuina Fe mientras se destruye el principal cimiento de cualquier nación: su religión”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...